Actualizado 14/06/2013 21:07 CET

Venezuela.- Exteriores dice que la reunión de Margallo y Jaua ha sido "cordial" y servirá para "reforzar" la relación

José Manuel García-Margallo y Elías Jaua
MAEC

MADRID, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha mantenido este viernes un encuentro "cordial" con su homólogo venezolano, Elías Jaua, que, según ha indicado su departamento en un comunicado, "servirá para reforzar las relaciones bilaterales".

Margallo ha mantenido un almuerzo con Jaua en el primer encuentro entre ambos desde que Nicolás Maduro asumió la presidencia de Venezuela tras las elecciones del 14 de abril y las diferencias entre los dos países a raíz de este hecho.

Según el comunicado, los ministros han tenido ocasión de abordar los principales temas de la agenda bilateral y han acordado "dar continuidad al diálogo político relanzado con este encuentro".

Así, está previsto que haya "próximas reuniones de trabajo a nivel técnico" en las que ambas partes trabajarán para "identificar objetivos en áreas de interés común en sectores como el económico y comercial, cultural, de ciencia y tecnología, cooperación o justicia".

Margallo y Jaua han coincidido también en la "importancia de las buenas relaciones comerciales existentes entre Venezuela y España cuyos intercambios comerciales se situaron en 2012, en 2.882 millones de euros" y han puesto de manifiesto que aún queda "margen de crecimiento y mejora".

El jefe de la diplomacia española ha aprovechado el encuentro para poner en valor "la alta calificación y competitividad de las empresas españolas en los sectores de hidrocarburos, energía, telefonía, infraestructuras, transporte, servicios públicos, vivienda, financiero y turismo" sectores que para Venezuela son "prioritarios" y en los que España, a juicio del ministro, "puede aportar la experiencia de sus empresas".

El encuentro también ha servido para que ambos hayan intercambiado opiniones sobre asuntos regionales, tales como las Cumbres Iberoamericanas o la próxima presidencia venezolana de Mercosur, precisa el comunicado, que no da más detalles del esperado encuentro, más allá de subrayar que "se ha desarrollado en términos muy cordiales y servirá para reforzar las relaciones bilaterales".

NORMALIDAD

Tanto Margallo como Jaua habían tratado de dar imagen de normalidad antes de la reunión de hoy. Así, el ministro español aseguró ayer que "los puentes no se han roto nunca" con Venezuela y defendió que los "problemas" que puedan surgir se tienen que "resolver" desde "el respeto", porque "son problemas de familia".

Por su parte, Jaua ha afirmado esta mañana, antes de verse con Margallo, que el presidente Nicolás Maduro tiene "la intención y la voluntad" de mantener "relaciones de normalidad" con España y ha incidido en que su encuentro con el jefe de la diplomacia española es un "paso más" en ese sentido.

En declaraciones a los medios tras la inauguración del Centro de Diversidad Cultural de Venezuela en España, el canciller venezolano ha indicado que tras las diferencias que hubo entre los dos países a raíz de las elecciones presidenciales de abril "nuestra intención y nuestra voluntad" es "tener relaciones de normalidad y respeto con el Gobierno español".

"Lo único que nosotros siempre hemos pedido y defenderemos es la no interferencia en los asuntos internos de Venezuela pero de ningún país, porque nosotros somos respetuosos de los asuntos internos de los otros países", ha añadido.

Así las cosas, ha subrayado que "hay una buena relación" y prueba de ello es su encuentro con Margallo que, según Jaua, "va a ser un paso más en la profundización de nuestras relaciones".

POLÉMICA DESPUÉS DE LAS ELECCIONES

García-Margallo y Jaua tienen previsto mantener un almuerzo este viernes en el Palacio de Viana. El encuentro es el primero de las tensiones diplomáticas que se produjeron entre España y Venezuela tras las elecciones presidenciales del 14 de abril en el país suramericano, que incluyeron una llamada a consultas del embajador venezolano en Madrid.

El ministro de Exteriores atribuyó la polémica a un "malentendido" y al asunto se zanjó, aunque el Gobierno decidió que el Príncipe Felipe no acudiera a la toma de posesion de Maduro, una representación que el heredero al trono viene ejerciendo desde 1996. En su lugar, fue una delegación encabezada por el presidente del Congreso, Jesús Posada.

Sin embargo, la polémica volvió pocas semanas después cuando, durante un viaje oficial a Washington, García-Margallo fue preguntado acerca de si España estaría dispuesta a propiciar acercamientos entre el Gobierno y la oposición en Venezuela y respondió que el Ejecutivo español está "siempre dispuesto a aproximar posiciones en cualquier lugar del mundo".

Estas declaraciones recibieron la respuesta del propio Maduro, quien reaccionó públicamente con un exabrupto: "Canciller español, saque sus narices de Venezuela; canciller español, fuera de aquí; canciller español, impertinente".