El Gobierno asegura que la explosión en la refinería de Amuay fue un "sabotaje"

Incendio en la refinería venezolana de Amuay
STRINGER VENEZUELA / REUTERS
Actualizado 17/12/2013 21:01:56 CET

CARACAS, 9 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la empresa estatal Petróleo de Venezuela (PDVSA) y ministro de Petróleos del país, Rafael Ramírez, ha asegurado que la explosión el 25 de agosto de 2012 de la refinería de Amuay, ubicada en el estado de Falcón, en el noroeste del país, se debió a un sabotaje.

Amuay es la principal refinería de Venezuela y una de las más importantes a nivel mundial. Según el balance difundido por las autoridades venezolanas, en el accidente se produjeron 47 fallecidos, entre ellos 18 miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), y 35 heridos.

Ramírez ha explicado, en declaraciones recogidas por el diario 'El Universal', que una de las bombas de las instalaciones fue manipulada para que se soltase, lo que desencadenó la vibración de las tuberías y la posterior fuga de 3.570 barriles de crudo, que llevó a la explosión.

El presidente de PDVSA ha indicado que ningún equipo trabajo en la zona antes de la explosión. "No hay registro alguno de una operación de una cuadrilla nuestra (...) Fue algo que se hizo subrepticiamente", ha aseverado Ramírez, sin ofrecer nombres sobre los responsables.

"Nos hemos tomado todo el tiempo porque no hemos querido dejar nada de esto en la especulación", ha asegurado. "No fue un elemento que falló y comenzó a fugar gas", ha asegurado Ramírez, que ha concluido que "sin duda alguna fue una acción deliberada, una acción de sabotaje".