Actualizado 10/04/2006 20:44 CET

Venezuela.- El Gobierno Chávez dice que Brownfield busca cual "camorrero" agudizar tensiones entre Venezuela y EEUU

Chávez advierte al embajador de EEUU que podría ser declarado persona 'non grata' si continúa con sus "provocaciones"

CARACAS, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ministro venezolano de Comunicación e Información, William Lara, aseguró hoy, en referencia a los últimos sucesos protagonizados por el embajador de Estados Unidos en Caracas, William Brownfield, que el diplomático busca "como camorrero" agudizar tensiones entre los dos países al comportarse "como guapetón de barrio" e inmiscuirse en asuntos internos de Venezuela apoyando a la oposición.

Lara aseguró que el Gobierno de su país garantiza la seguridad de todas las representaciones diplomáticas acreditadas en el país "sin excepciones" pero que, a su vez, estas tienen que acatar la Convención de Viena por vía de la cartera de Exteriores, según informaciones de la agencia Prensa Latina recogidas por Europa Press.

"Debe entender su rol diplomático y sacar sus manos de los asuntos internos. Emite opiniones, es más activo y tiene más centímetros de prensa que los opositores. El no es el coordinador de la oposición sino un diplomático", señaló Lara, apuntando que Brownfield "anda de provocación en provocación, como camorrero buscando agudizar la fricción en los dos países". "Tendrá la respuesta del pueblo venezolano", advirtió el ministro venezolano.

En este sentido, Lara agregó que el representante del Gobierno de George W.Bush puede reunirse con los venezolanos afines, pero también tiene que respetar las leyes de la nación sudamericana.

LA ADVERTENCIA DE CHAVEZ

Durante la víspera del programa 'Aló presidente' de ayer domingo, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, advirtió de que Brownfield, podría ser expulsado del país si insiste en participar "en actos provocativos y de irrespeto" a la Convención de Viena.

Chávez consideró provocación un incidente ocurrido la semana pasada, cuando Brownfield fue desalojado de un Polideportivo por funcionarios de la Alcaldía del municipio Libertador cuando entregaba un donativo a la escuela de béisbol de los Orioles, un acto que no cumplía los requisitos para su celebración. Tras el suceso, el Departamento de Estado norteamericano emitió una amenaza a Venezuela.

En su programa dominical, el presidente venezolano aseguró que Brownfield "es un provocador, al presentarse en un estadio de béisbol a regalar pelotitas y guantes sin informar al Gobierno nacional de sus actividades", agregó.

Chávez volvió a rechazar cualquier agresión y aseguró que no las promueve. No obstante, advirtió de que el embajador "está obligado a coordinar las visitas con su Gobierno". "Si el Gobierno de Washington tomara alguna medida motivada por sus provocaciones, lo declararíamos persona non grata en Venezuela" y sería expulsado del país, por lo que le aconsejó ir preparando sus maletas si continua con sus provocaciones, informó el diario local 'El Observador'.

Además, comentó que los embajadores estadounidenses "están mal acostumbrados" y se dan libertades que ningún otro representante diplomático se atribuye". En este sentido, advirtió de que, con su imprudencia, Brownfield puede generar una situación grave en las ya complicadas relaciones entre ambos países.