El Gobierno de Maduro culpa a la sequía y a los "saboteos" de la escasez de agua en el país

Actualizado 22/03/2019 8:41:47 CET
Power outage in Venezuela
Rafael Hernandez/dpa

  CARACAS, 22 Mar. (Reuters/EP) -

   El gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha culpado a la sequía y a los "saboteos" en el suministro de ser los responsables de la escasez de agua del país.

   Sin embargo, la oposición considera que el problema radica en la falta de mantenimiento acumulada en los últimos años tanto en las instalaciones eléctricas como en las del suministro. En este sentido, varias familias venezolanas han denunciado que vivir con cortes de agua se está convirtiendo en algo normal provocando que hayan pasado hasta cuatro meses sin este recurso.

   "Tratamos de economizar el agua fregando y bañándonos en barreños para reciclar el agua para el inodoro", ha confesado Yudith Contreras, una abogada y ama de casa de 49 años, que vive en un apartamento en el centro de Caracas, donde escasea el agua desde hace dos años.

   "Hay que ahorrar agua porque no sabemos hasta cuándo va a durar esta situación. Todos los venezolanos estamos así", ha añadido. Además, Contreras ha explicado que en su casa guarda recipientes llenos de agua que tiene que subir con su marido hasta el noveno piso de su edificio, situado a varias calles del presidencial Palacio de Miraflores. "El agua es oro" ha dicho Yuneisy Flores, mujer venezolana que vive junto a su marido y sus dos hijos.

   Hace unos días, el Gobierno de Maduro inició un plan denominado 'Tanque Azul' que pretende dotar a todos los hogares de enormes recipientes para almacenar agua en los techos de las casas y los edificios. Este plan ha sido presentado varios días después de que el país, que vive una gran crisis económica, sufriera un apagón que duró hasta cinco días. Venezuela sufrió su primera crisis eléctrica en 2009. Desde entonces se han aplicado racionamientos eléctricos y de agua que, a día de hoy, siguen vigente en algunas regiones.

   En los últimos meses, la capital del país ha recibido una media de 7.000 litros por segundo menos de agua que hace veinte años. Es decir, cuando en esta ciudad había la mitad de la población, entraban 20.000 litros por segundo, según José María de Viana, expresidente de Hidrocapital, la empresa estatal encargada de llevar agua a los hogares venezolanos.

   La crisis económica ha provocado que, en las últimas semanas, el número de personas esperando en las filas para conseguir agua en la montaña que separa Caracas del mar Caribe se hayan multiplicado. Aún así, los expertos han advertido de que este agua no es apta para el consumo humano ya que puede contener bacterias y parásitos. Tras el último apagón, decenas de personas han acudido al río Guaire, en Caracas, para llenar bidones con agua; mientras que otros han pagado precios desorbitados para conseguir bolsas de hielo.

   Este viernes se celebra el Día Mundial del Agua con el fin de llamar la atención sobre la importancia de este recurso y la defensa de la gestión sostenible de los mismos. Cada año este día, que se celebra desde 1992, destaca un aspecto distinto relacionado con el agua. El tema de este año es "No dejar a nadie atrás"; una adaptación de uno de los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que establece que todo el mundo debe beneficiarse del progreso del desarrollo sostenible.

Para leer más