Guaidó denuncia la detención de dos miembros de su equipo en Caracas

Actualizado 13/07/2019 8:35:15 CET
El líder opositor venezolano Juan Guaidó
El líder opositor venezolano Juan GuaidóREUTERS / STRINGER .

MADRID, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El autoproclamado presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó, ha denunciado este viernes que dos miembros de su equipo han sido secuestrados en Caracas por el Gobierno de Nicolás Maduro y ha asegurado que "probablemente" estén siendo torturados.

"El régimen cobarde secuestra a los miembros de mi equipo Erick Sánchez y Jason Parisi que estaban en Caracas resguardando a mi familia mientras me encuentro en Trujillo", ha indicado Guaidó a través de su cuenta en la red social Twitter.

"Probablemente Erick y Jason están siendo torturados en este momento. El régimen intentará montar una nueva olla, sepan que no nos vamos a detener hasta recuperar la libertad y el respeto de los Derechos Humanos en Venezuela", ha aseverado.

Por su parte, el Centro de Comunicación Nacional, que ejerce de oficina de prensa de Guaidó, ha hecho un llamamiento a la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, ante las "graves y persistentes violaciones de Derechos Humanos".

Las declaraciones de Guaidó se producen horas después de que acusara al Gobierno de Maduro de intentar "confundir" a los venezolanos y a la comunidad internacional sobre el resultado de las conversaciones celebradas esta semana en Barbados, advirtiendo de que "aquí nadie se deja joder".

El líder opositor se ha referido expresamente al anuncio realizado por el gobernador de Miranda, el 'chavista' Héctor Rodríguez, --uno de los negociadores de Maduro-- sobre el supuesto acuerdo entre las partes para instalar "una mesa perenne de diálogo por la paz".

Guaidó no ha aclarado dónde está el error, si bien el Gobierno noruego informó en un comunicado de que "se ha instalado una mesa que trabajará de manera continua y expedita, con el fin de llegar a una solución acordada y en el marco de las posibilidades que ofrece la Constitución".

El capitán de corbeta Rafael Acosta, detenido el pasado 21 de junio por la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) por su presunta implicación en la asonada militar del 30 de abril con la que Guaidó pretendía derrocar a Maduro, murió mientras estaba bajo custodia después de aparecer ante un tribunal en silla de ruedas e incapaz de hablar.

La oposición sostiene que fue torturado y murió a causa de las lesiones sufridas y ha exigido una investigación internacional para esclarecer los hechos. El Gobierno, por su parte, ha abierto una investigación interna por la que ya han sido detenidos dos agentes de la DGCIM.

Contador

Para leer más