Publicado 22/02/2021 13:40CET

Venezuela.- Maduro garantiza que Venezuela trabajará con la ONU y vuelve a pedir el fin de las sanciones "ilegales"

Archivo - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
Archivo - El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. - MARCOS SALGADO / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha garantizado este lunes que el país caribeño trabajará "decididamente" con Naciones Unidas y ha vuelto a reclamar el levantamiento de las sanciones que pesan sobre la nación, que ha calificado de "ilegales".

En una intervención ante la 46ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Maduro ha asegurado que, si bien Venezuela cooperará con los actores del organismo, no aceptará "la injerencia o intervención de ningún mecanismo inquisidor contra la patria venezolana".

"Están equivocados quienes creen que Venezuela disminuirá la cooperación alcanzada con la Oficina de la Alta Comisionada de Derechos Humanos (de la ONU, Michelle Bachelet) como consecuencia de estas provocaciones ideologizadas de un grupo de gobiernos", ha incidido el mandatario.

En este sentido, también ha destacado que el Gobierno renovó en septiembre de 2020, por otro año, el Memorando de Entendimiento con la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos para continuar "fortaleciendo los vínculos de cooperación y asistencia técnica en materia de promoción y protección de los Derechos Humanos" en la nación latinoamericana.

Expertos de la ONU concluyeron, en un informe de 443 páginas publicado a mediados de septiembre de 2020, que en Venezuela se habían producido crímenes de lesa humanidad. En concreto, apuntaron a la existencia de ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y tortura en el país sudamericano.

Venezuela, por su parte, rechazó el informe y recalcó que está "plagado de falsedades" al tiempo que reiteró la "cooperación" de Caracas con el Consejo para los Derechos Humanos de la ONU. El ministro de Exteriores venezolano, Jorge Arreaza, subrayó que el Gobierno venezolano ya rechazó la formación de la misión de investigación.

"Desde el 2 de diciembre de 2019 hemos afirmado que no reconocemos ningún mecanismo politizado e inquisidor, creado con fines ideológicos por países con pésimos récords en Derechos Humanos, para agredir a Venezuela y tratar de dañar la relación con la oficina de la Alta Comisionada", señaló en ese momento.

Por otro lado, Maduro ha denunciado la imposición de más de 450 sanciones "unilaterales e ilegales" contra "el pueblo venezolano" y, entre otras consecuencias, ha destacado la retención de al menos 30.000 millones de dólares (más de 24.700 millones de euros) en efectivo que forman parte de los activos del país latinoamericano en el exterior.

Sin embargo, ha indicado que no se detendrán los programas dirigidos a "garantizar" la seguridad social del pueblo venezolano y que, con ese fin, se ha fortalecido la cooperación "con el sistema de Naciones Unidas de manera integrada con todos sus organismos especializados, programas y fondos", ha insistido.

De forma paralela, durante su discurso, difundido por el Ministerio de Exteriores venezolano, se ha referido a la visita de la relatora especial de la ONU sobre las repercusiones de las sanciones Alena Douhan.

La experta concluyó en un informe preliminar que estas medidas, aplicadas por Estados Unidos y la Unión Europea "como herramienta deliberada para alcanzar un cambio de régimen en Venezuela, violan flagrantemente el Derecho Internacional y todos los instrumentos universales y regionales de Derechos Humanos".