Actualizado 13/05/2013 17:59 CET

Venezuela.- Maduro pone en marcha un nuevo plan de seguridad con el despliegue de 10.000 nuevos policías y soldados

CARACAS, 13 May. (EUROPA PRESS) -

El nuevo Plan Patria Segura para reducir los niveles de violencia se ha puesto en marcha este lunes en Venezuela, tras el anuncio realizado el domingo por el presidente venezolano, Nicolás Maduro, que prevé el despliegue de más de 10.000 agentes de las fuerzas de seguridad.

En los próximos meses, se prevé que un total de 9.000 nuevo policías se licencien en la Universidad Nacional de la Seguridad (UNES). Estos efectivos se sumarán a los 1.600 soldados de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que se desplegarán a partir de este lunes.

El nuevo Plan supone además la instalación de 500 puntos de atención al ciudadano y un mayor despliegue de soldados de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que aún no ha sido especificado. Maduro explicó que en una primera etapa se pondrá en marcha la protección social de los soldados venezolanos, llamada Gran Misión Negro Primero.

"El lunes empezamos el Plan Patria Segura, la Fuerza Armada sale a la calle a defender al pueblo", avanzó el domingo en una cadena nacional. El mandatario indicó que los municipios de Sucre y Baruta, en el estado Miranda, serán los primeros en recibir a personal de refuerzo por ser "los más inseguros del país".

El estado de Miranda, en el norte de Venezuela, está gobernado por el líder opositor, Henrique Capriles Radonski, que sigue sin reconocer la victoria de Maduro en las elecciones presidenciales del pasado 14 de abril.

"Vamos a ir construyendo un gobierno de paz para el pueblo", afirmó el mandatario. Venezuela se encuentra en el segundo puesto mundial por tasa de homicidios, con un total de 56 muertes por 100.000 habitantes, sólo superado por Honduras. En todo 2012, hubo 16.038 muertes violentas, según cifras oficiales.

Sin embargo, según fuentes del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, citadas por el diario 'El Universal', el número de homicidios podría ser mayor, unos 21.600, ya que entre los 16.000 no se incluyen las muertes tipificadas como resistencias a la autoridad y casos que aún no han quedado verificados.