Actualizado 22/11/2016 17:11

Venezuela niega que los sobrinos de la primera dama usaran pasaportes diplomáticos

   CARACAS, 22 Nov. (Reuters/Notimérica) -

   El Gobierno de Venezuela negó haber emitido pasaportes de uso diplomático para los sobrinos de la primera dama que la semana pasada fueron declarados culpables de conspirar para traficar cocaína a los Estados Unidos, saliendo al paso de algunas denuncias vertidas desde la oposición, la cual ha pedido al Gobierno una explicación por el caso.

   La canciller Delcy Rodríguez respondió este lunes, a través de su cuenta en Twitter, al líder opositor Henrique Capriles, quien en la red social publicó una imagen de los supuestos pasaportes de Franqui Francisco Flores de Freitas, de 31 años, y Efraín Antonio Campo Flores, de 30.

   Los sobrinos de Cilia Flores, esposa del presidente Nicolás Maduro, ahora esperan sentencia después de que un jurado federal en Manhattan les haya condenado por intentar cerrar un acuerdo multimillonario de narcotráfico para obtener una gran cantidad de efectivo que ayudara a su familia a mantenerse en el poder.

   "Es absolutamente falso que la Cancillería venezolana ha otorgado pasaporte diplomático a ciudadanos que no aplican conforme a las normas", escribió Rodríguez.

   La Asamblea Nacional, de mayoría opositora, discutirá el martes la causa y sus implicaciones con el Gobierno socialista, luego que los fiscales dijeron que los hombres conspiraron para usar el hangar presidencial del principal aeropuerto de Venezuela en el envío de 800 kilogramos de cocaína a Honduras y luego transportarlos a Estados Unidos.

   La canciller agregó que demandará a Capriles "ante los tribunales competentes para que responda por esta falsificación de documento público".

   Los acusados fueron arrestados en noviembre de 2015 en Haití en una operación de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA). En el momento de los arrestos medios dijeron que los sobrinos intentaron usar sus pasaportes diplomáticos para argumentar impunidad.

   No obstante el asunto de los pasaportes no fue un tema central en el juicio. Los acusados se arriesgan a una pena de cadena perpetua cuando sean sentenciados en 2017.