La alcaldesa de Caracas descarta celebrar elecciones

Actualizado 06/03/2015 19:53:01 CET

CARACAS, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La alcaldesa interina de Caracas, Helen Fernández, ha descartado la celebración de elecciones municipales debido a la detención del verdadero jefe del Gobierno capitalino, Antonio Ledezma, al considerar que "sería inmoral".

   "Sería inmoral plantearnos un evento electoral, cuando he dicho que no ratificamos sino a un solo alcalde metropolitano de Caracas, que es Antonio Ledezma", ha dicho, en declaraciones recogidas por el diario venezolano 'El Universal'.

   Así, ha insistido en que ella y su equipo no van a descansar hasta que Ledezma vuelva a ocupar el cargo para el que elegido por los caraqueños. "Porque nosotros hoy en día no reconocemos ninguna otra autoridad", ha subrayado.

   En este sentido, ha reiterado que la detención de Ledezma "fue absolutamente injusta, puesto que no hay pruebas" de su supuesta implicación en los planes para derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro.

   "Se le sacó con muchísimo atropellos (de su despacho), no se presentó una orden de captura, no se hizo un antejuicio de mérito... Para nosotros esta detención es nula", ha afirmado.

   Fernández ha salido contestado de esta forma al 'chavismo' que ha sugerido que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) debería declarar la falta absoluta de Ledezma, lo que obligaría a la celebración de elecciones municipales.

   La Alcaldía Metropolitana de Caracas es el cargo de elección popular más importante de Venezuela, después de la Presidencia. De caer en manos del oficialismo, controlaría la Gran Caracas, puesto que ya posee el Gobierno del Distrito Capital, un cargo creado por el fallecido Hugo Chávez para mantener su influencia en la ciudad.

DETENCIÓN DE LEDEZMA

   Ledezma fue detenido el 19 de febrero por agentes del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN) y un día después fue imputado por los delitos de conspiración y asociación para delinquir. Desde entonces está recluido en la prisión militar de Ramo Verde.

   Ledezma lleva meses en el punto de mira del Palacio de Miraflores, que le acusa, junto a los líderes opositores Leopoldo López --también retenido en Ramo Verde-- y María Corina Machado, de orquestar un golpe de Estado.