La OEA pide a Bachelet que traslade a la Corte Penal Internacional las denuncias recibidas en Venezuela

Actualizado 23/06/2019 8:40:33 CET
LUIS ALMAGRO
SHANNON STAPLETON/REUTERS - Archivo

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha pedido a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que comunique a la Corte Penal Internacional las denuncias y testimonios que ha recogido durante su visita a Venezuela.

"Es fundamental que Bachelet comunique a la Corte Penal Internacional los testimonios y denuncias que recibió en Venezuela", ha señalado Almagro a través de la red social Twitter.

"Las graves denuncias de violación de Derechos Humanos que recibió Bachelet son crímenes de lesa humanidad que deslegitiman absolutamente el régimen del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tanto como su ilegítima elección y el avasallamiento de las instituciones. Sin democracia no hay solución para las violaciones de Derechos Humanos", ha añadido.

La expresidenta de Chile ha visitado Venezuela esta semana para abordar la crisis política y humanitaria. Durante su visita ha hecho un llamamiento al Gobierno venezolano para que libere a todos los detenidos en el país por ejercer sus derechos "de forma pacífica".

"Hago un llamado a las autoridades a liberar a todos los detenidos o privados de libertad por ejercer sus derechos civiles o políticos de forma segura", indicó Bachelet en una rueda de prensa antes de abandonar el país y tras reunirse con el mandatario venezolano, Nicolás Maduro.

La expresidenta de Chile también informó de que el Gobierno de Venezuela permitirá que dos personas de su equipo permanezcan en el país para "prestar asistencia y asesoría técnica".

"Hemos alcanzado un acuerdo con el Gobierno para que un pequeño equipo de dos personas permanezca aquí para prestar asistencia y asesoría técnica, para seguir monitoreando la situación", reiteró.

TESTIMONIOS "DESGARRADORES"

Bachelet destacó este viernes que durante su viaje a Venezuela ha escuchado los testimonios de "familiares de personas privadas de libertad que habían sufrido torturas, pero también conocí víctimas de violencia contra partidarios del Gobierno".

"Sus historias son desgarradoras. Todos demandan justicia", ha señalado, aseverando que se ha comprometido "a abogar por la justicia para ellos sean quienes sean los perpetradores".

En el mismo sentido, ha insistido en la importancia de la lucha de estas víctimas por la justicia. "No solo por lo que han sufrido, sino que es importante que haya justicia para todos ellos, sean del color que sean".

CRISIS EN VENEZUELA

La crisis política en Venezuela se agravó el 10 de enero, cuando Maduro decidió iniciar un segundo mandato de seis años que no reconocen ni la oposición ni buena parte de la comunidad internacional porque consideran que las elecciones presidenciales del 20 de mayo fueron un fraude.

En respuesta, Guaidó se autoproclamó mandatario interino el 23 de enero con el objetivo de cesar la "usurpación", crear un gobierno de transición y celebrar "elecciones libres". Ha sido reconocido por Estados Unidos, numerosos países latinoamericanos, así como varios europeos, entre ellos España.

Entretanto, más de cuatro millones de venezolanos han abandonado el país en los últimos años a causa de la crisis humanitaria que sufre la nación caribeña. La ONU advierte de que, si la tendencia continúa, a final de 2019 podrían sumar más de cinco millones.

En este sentido, Almagro pidió el jueves a los países de la región que dejen de poner "excusas" para no otorgar el estatus de refugiados a los migrantes venezolanos, argumentando que se requiere tal reconocimiento para atender sus "superlativas" necesidades.

Asimismo enfatizó que "la crisis de refugiados venezolana no tiene precedentes en la región". Según el último balance de Naciones Unidas, suman ya cuatro millones de personas, número solo superado por Siria, "que está en una guerra civil", y "las necesidades de la gente son superlativas", por lo que "los países receptores necesitan todo el apoyo para paliar el impacto económico y social".

Por último, el ex canciller uruguayo dejó claro a los migrantes venezolanos que "no están solos". "Hoy los conmemoramos, pero también los otros 364 días del año, y hacemos todos los esfuerzos posibles para aliviar el sufrimiento que cargan encima por haber dejado todo atrás en su país e intentar sobrevivir", les ha dicho, prometiendo que la OEA "seguirá defendiendo y abogando por sus derechos".

Para leer más