Actualizado 12/12/2010 4:45:31 +00:00 CET

La oposición califica la petición de Ley Habilitante de Chávez como una "argucia"

CARACAS (Reuters/EP)

Los partidos de oposición al presidente venezolano, Hugo Chávez, han señalado que el proyecto del mandatario de solicitar al Parlamento saliente, de mayoría oficialista, poderes excepcionales para legislar ante la crisis generada por las fuertes lluvias de las últimas semanas es "una argucia para evadir el revés electoral que sufrió en las elecciones legislativas de septiembre".

Chávez dijo el viernes que enviará a inicios de esta semana el pedido de Ley Habilitante a la Asamblea Nacional para poder gobernar por decreto. El presidente venezolano no ha adelantado las leyes que pedirá a la Asamblea, pero dijo que necesita "recursos para atender la emergencia".

"Son proyectos especiales económicos y productivos", ha manifestado el vicepresidente, Elías Jaua, en un comunicado televisado. Según una nota de la agencia estatal de noticias, Chávez habría dicho que va a redactar el proyecto de Ley Habilitante, someterla al Consejo de Ministros y el lunes la enviará a la Asamblea, a la que ha pedido celeridad en la discusión y en la decisión.

Chávez ha contado con tres leyes habilitantes en sus 11 años de Gobierno --por seis meses en 1999, por un año en el 2000 y por año y medio en el 2007-- con las que aprobó más de cien leyes, entre ellas las que permitieron nacionalizar el sector petrolero, una reforma agraria y elevar el número de magistrados de la Corte. Para otorgar este poder al presidente son necesarios tres quintas partes de los votos del Parlamento.

"Hay toda una intencionalidad del presidente de mermar o disminuir las competencias de los diputados que van entrar en la Asamblea el 5 de enero", ha declarado el diputado Juan José Molina del partido opositor Podemos, según recoge Reuters.

El diputado ha agregado que Chávez podría "aprovechar" para solicitar a la Asamblea que lo habiliten en otras materias, y no las que requiere para atender a los damnificados, para limitar a los diputados opositores electos. "Simplemente anularía la competencia de hacer leyes y discutir leyes en la Asamblea", ha apostillado Molina.