Venezuela.- El PP achaca a la "química personal" de Zapatero con Chávez su pasividad en los ataques contra los españoles

Actualizado 05/04/2006 14:28:50 CET

Zapatero y Moratinos respaldan la labor del embajador Morodo en Caracas ante las críticas de la oposición

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Partido Popular en el Senado, Pío García Escudero, achacó hoy a la "química personal" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el presidente venezolano, Hugo Chávez, su pasividad en los ataques contra las propiedades de los españoles residentes en este país sudamericano.

García Escudero advirtió de que las actuaciones en materia de tierras en Venezuela afectan a más de 200 familias españolas. "Estamos hablando de invasiones de fincas, secuestros, incendios de casas, maquinarias robadas y españoles que están siendo expulsados de sus propiedades", indicó en la sesión de control al Gobierno.

El senador 'popular' culpó de esta situación al coronel "golpista" Chávez. "Que no nos hablen de negociaciones porque son actos ilegales, sería muy triste que el final de esta tragedia fuera el pago de indemnizaciones dentro de 30 años. Estamos ante un problema que tiene una concreción dramática y rostros humanos. Sólo en San Felipe han secuestrado a 17 españoles, que han contribuido como el que más al desarrollo de ese país", advirtió.

Ante ello, indicó que el Gobierno español, en primer lugar, "no hizo nada y después poco", pasando diez meses hasta que funcionarios de la Embajada en Caracas se desplazaron a la región de Yaracui para hacer un informe, "curiosamente dos días antes de que compareciera el secretario de Estado de Asuntos Exteriores aquí".

En este sentido, criticó la actitud "complaciente" del embajador español, Raúl Morodo, con el régimen chavista. "¿A qué espera para presentar una propuesta formal al Gobierno venezolano y exigir que le sean devueltas las tierras a los españoles, y que se indemnice a los compatriotas y prestarles el apoyo jurídico y económico que necesitan para defenderse?", le preguntó a Zapatero.

A su juicio, el Ejecutivo español ofrece una imagen "acomplejada y humillante" de España. "¿Qué pesa más, su química personal con Chávez o la defensa de los españoles en Venezuela?", concluyó.

El presidente del Gobierno precisó que en los casos en que los bienes de los ciudadanos españoles se han visto puestos en riesgo, el Ejecutivo "ha actuado en su defensa, sin ahorrar esfuerzos, a través de contactos diplomáticos y en contacto con los afectados".

Recordó que la legislación de tierras en Venezuela, en la que España no puede actuar, contempla una normativa de finca abandonada, lo que posibilidad, si se declara como tal, la confiscación de la misma por el Estado.

"El Gobierno ha llamado la atención y realizado diversas iniciativas ante Venezuela, sobre que muchas de esas propiedades no están abandonadas, sino que los afectados no pueden desarrollar su actividad con normalidad", apuntó Zapatero antes de subrayar que algunos propietarios españoles están aceptando indemnizaciones por el abandono de las tierras.

"Como resultado de la gestión de nuestros servicios diplomáticos, con gestiones de Exteriores, se han realizado actuaciones que han producido intervención por el Instituto Nacional de Tierras venezolano, que está estudiando caso por caso. Recientemente responsables del Consulado de España en Caracas han mantenido reunión con ese Instituto y los afectados, estos han reconocido la importancia de esas reuniones conjuntas a la vez que han puesto de manifiesto el interés de las autoridades españolas, a la vez que han hecho vislumbrar una posibilidad de solución", prosiguió.

DEFENSA DEL EMBAJADOR MORODO

Asimismo, Zapatero defendió la "trayectoria y profesionalidad" del embajador Morodo y abordó las criticas del PP sobre la imagen de España en el mundo. "Si hay algo que se sabe en el orden internacional es que España tiene un Gobierno y no toma decisiones acomplejadas, sino más bien lo contrario", respondió a García Escudero.

"Le he expresado que el Gobierno ha tenido y tiene una grave preocupación por determinadas actuaciones del Gobierno de Venezuela y que nuestros recursos, insuficientes, han sido reforzados, ante todo con el objetivo de dar más prestaciones a los ciudadanos de Venezuela", añadió.

En último término, quiso "garantizar y asegurar" que el Gobierno, bien a través de su Embajada y de los Consulados, va a ser "firme, inflexible" con el Gobierno de Venezuela para que se pueda conseguir una situación que dé satisfacción y sea aceptada por los ciudadanos españoles en Venezuela, "una solución que siempre será mejor elegida por los ciudadanos que elegida para hacer oposición", concluyó.

INTERVENCIÓN DE MORATINOS

Minutos después, el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, respondió a una pregunta similar del senador del PNV Iñaki Anasagasti en la que le reprochó el contenido de un artículo de Morodo en la prensa venezolana y española tras las últimas elecciones legislativas de diciembre.

Fruto de ello, el embajador recibió una carta firmada por 440 personalidades venezolanas en la que se reclamaba su dimisión. "No estamos a la altura de las circunstancias. Piden la dimisión del señor Morodo y no creo que sea un buen frente político que se haga con un cuestionamiento del embajador", advirtió Anasagasti.

El senador peneuvista censuró la "falta de sensibilidad", el "chavismo a ultranza" de Morodo y que este último sea "excesivamente obsequioso" con el Gobierno venezolano, en un momento en el que no se puede criticar al régimen bolivariano "cuando se está preparando otro pucherazo para las elecciones (presidenciables) del 9 de diciembre, cuando (Chávez) va a cambiar la Constitución para reelegirse".

Moratinos calificó el citado artículo de Morodo de "teórico", en el que expresó "libremente sus opiniones" sobre la nueva situación política en el continente iberoamericano.

"Sigue obsesionado con la labor del señor Morodo. Ya hemos salido en su defensa tanto por su labor pasada como actual", le espetó a Anasagasti antes de referirse a su estancia en la Embajada española en Caracas con motivo de los últimos comicios venezolanos. "No todos los miembros del Gobierno del PNV van a las Embajadas españolas y me gustaría que fuesen", añadió.

Asimismo, indicó que el embajador recibió el pasado lunes a los principales miembros que firmaron la carta contra él. "Después del almuerzo salieron satisfechos del intercambio de opiniones porque, en definitiva, lo que está haciendo el señor Morodo es tratar de consolidar un proceso de institucionalización política y democrática" en el país sudamericano, concluyó.