Publicado 17/06/2020 13:13CET

Venezuela.- El Supremo suspende también a la cúpula de Primero Justicia en su ofensiva contra la oposición venezolana

Venezuela.- El Supremo suspende también a la cúpula de Primero Justicia en su of
Venezuela.- El Supremo suspende también a la cúpula de Primero Justicia en su of - @HCAPRILES - Archivo

Maduro mantiene la cita electoral y destaca que "una buena parte de la oposición" participará

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela ha ordenado suspender a la cúpula del partido opositor Primero Justicia (PJ), al que pertenecen los destacados opositores Henrique Capriles y Julio Borges, tal y como hizo ya con Acción Democrática (AD), en el marco de lo que la oposición venezolana interpreta como una ofensiva judicial para socavar sus opciones de cara a las elecciones parlamentarias de este año.

"La Sala Constitucional del TSJ decretó medida cautelar de tutela constitucional consistente en suspender la actual junta directiva de la organización con fines políticos Primero Justicia", ha anunciado el alto tribunal.

Primero Justicia, uno de los grandes partidos de la oposición venezolana, está dirigido por Tomás Guanipa, como secretario general, y por Borges, como coordinador nacional, que ahora quedarían cesados.

En su lugar, el TSJ ha designado una "junta directiva 'ad hoc' para llevar adelante el proceso de reestructuración necesario", poniendo al frente a José Brito, a quien corresponderá a partir de este momento la designación de los demás cargos de Primero Justicia y de "las autoridades regionales, municipales y locales".

Además, el Supremo ha determinado que la nueva cúpula de Primero Justicia podrá utilizar la tarjeta electoral, el logotipo, los símbolos y "cualquier otro concepto propio de la señalada organización".

Asimismo, ha decidido dejar temporalmente sin efecto "los actos de expulsión o exclusión partidista y suspensión, entre otros, efectuados por los miembros de la junta directiva de Primero Justicia contra sus militantes y, específicamente, los que recaen sobre los ciudadanos accionantes".

Esta decisión judicial obedece, precisamente, a una acción emprendida por Brito y Conrado Pérez, antiguos miembros de PJ que fueron expulsados del partido cuando se alinearon con el 'chavismo' para arrebatar al líder opositor Juan Guaidó la Presidencia de la Asamblea Nacional y poner en su lugar a Luis Parra, también expulsado por ello de PJ.

El TSJ actuó de la misma forma el lunes contra la cúpula de Acción Democrática, cesando a Henry Ramos Allup como su principal responsable y nombrando en su lugar a Bernabé Gutiérrez, desmarcado de la línea oficial de AD.

La AD de Ramos Allup ha anunciado en las últimas horas la expulsión de Gutiérrez porque "ha conspirado con distintos factores del régimen de Nicolás Maduro para que Acción Democrática se incorpore a una falsa oposición dirigida por el régimen dictatorial".

El Centro de Comunicación Nacional, que ejerce de oficina de prensa de Guaidó como autoproclamado "presidente encargado" de Venezuela, ya advirtió de que el ataque contra AD era el primer paso de una ofensiva para sustituir a la actual oposición por "una oposición leal" que encabezaría Parra.

"CON LA MORAL INTACTA"

"Hoy intentan robar nuestras siglas prolongando la práctica de la usurpación, creyendo que por decreto se puede engañar. Pero no han podido lograr que se reconozca como legítimo a su régimen criminal y tampoco podrán engañar a la dirigencia, militancia y especialmente a los millones de venezolanos", ha reaccionado PJ en Twitter.

PJ ha reivindicado que su "valor" equivale al de sus dirigentes, a quienes ha descrito como "hombres y mujeres que no se arrodillan", "que reclaman en las calles su derecho a una vida digna".

El partido ha reprochado a "la dictadura de Nicolás Maduro" que "le ha quitado la paz a los venezolanos, mata de hambre a sus compatriotas y ha empujado a millones a cruzar nuestras fronteras", si bien ha subrayado que "junto al pueblo venezolano hubo y habrá un justiciero".

"A ese país que ha depositado su confianza en nosotros queremos decirle: Nuestro partido está unido, con la moral intacta y bajo el único propósito de lograr la libertad. (...) El cambio para Venezuela no puede esperar más", ha remachado.

Borges también ha arremetido contra una sentencia que ha considerado "absurda, ilegal e inexistente" y se ha mostrado seguro de que el 'chavismo' no podrá "confiscar" Primero Justicia.

"No será la dictadura de Maduro la que apagará el espíritu de lucha de Primero Justicia. Nuestro partido es un sentimiento, es la entrega de miles de justicieros que en cada rincón del país se niegan a rendirse", ha coincidido Guanipa.

Capriles, por su parte, ha advertido a los venezolanos de que el partido cae ahora en manos de "una basurilla muy corrupta" y les ha instado a no dejarse embaucar. "La razón de esta decisión, lo que busca, es que usted tire la toalla, que la gente claudique", ha indicado.

APOYO OPOSITOR

El Centro de Comunicación Nacional ha rechazado, como ya hiciera en el caso de AD, "la nueva írrita sentencia ejecutada por el brazo judicial de la dictadura contra Primero Justicia (...) para entregárselo a personeros serviles".

"Expresamos nuestro respaldo a Primero Justicia y todos sus militantes, quienes durante más de 20 años han desempeñado un liderazgo fundamental en la lucha democrática asumiendo candidaturas presidenciales, persecuciones políticas, exiliados e incluso asesinados por quienes hoy usurpan el poder", ha destacado.

En concreto, ha defendido que "Primero Justicia está representado en la imagen de figuras como Juan Requesens, que hoy enfrenta la cárcel por su lucha democrática, o la de Fernando Albán, mártir de la democracia".

Así, ha ratificado su reconocimiento a Borges, Guanipa y Capriles como auténticos dirigentes de Primero Justicia. "Justicieros", les ha dicho el gabinete de Guaidó, "cuenten con su gobierno legítimo y con toda Venezuela".

A Maduro, por otro lado, le ha advertido de que "la única respuesta que recibirá la dictadura en su intento de criminalizar a la disidencia política será a un pueblo que resistirá y luchará, el incremento de la presión internacional y una dirigencia política que está dispuesta a llegar a las últimas consecuencias".

En este contexto, Guaidó ha aseverado que, si bien están intentando "imponer a sus títeres", "no engañarán a nadie". "Fuerzas como AD, PJ y todos los que han sacrificado nacieron para ir contra el totalitarismo que ellos hoy abrazan. Así ha sido y será. Caerán con ellos", ha augurado.

HORIZONTE ELECTORAL

En el trasfondo de estos movimientos judiciales subyace el hecho de que Venezuela debe celebrar este año unas elecciones parlamentarios que son clave porque, si la oposición pierde la Asamblea Nacional, Guaidó dejará de ser su titular y con ello perderá la legitimidad constitucional para mantenerse como "presidente encargado" del país.

A ello se suman las recientes decisiones del TSJ para arrebatar a la Asamblea Nacional la potestad de nombrar a los magistrados del Consejo Nacional Electoral --pieza fundamental para unos comicios limpios-- y designar a sus nuevos integrantes.

Los principales partidos opositores, el G-4 dirigido por Guaidó, ya han avanzado que no se prestarán a una "farsa" electoral, anticipando así que, con las actuales condiciones, no participarán en los próximos comicios.

Sin embargo, Maduro ha insistido en que este año habrá elecciones parlamentarias, aunque sea con un CNE que no reconoce la oposición y con directivas impuestas por mandato judicial en las formaciones rivales.

"Se están dando garantías extraordinarias para la participación de todos. Bienvenidos, vamos al juego electoral y que gane el que tenga que ganar", dijo el miércoles en una comparecencia en la que anunció la puesta en marcha de la maquinaria electoral del gobernante PSUV.

Maduro destacó que "una buena parte de la oposición ha anunciado que participará en las elecciones parlamentarias", en alusión a la oposición minoritaria de Parra, lamentando que "el llamado G-4" se niegue a hacerlo, achacando tal postura a las órdenes de Estados Unidos y Colombia. "¡Qué vergüenza, arrodillados!", dijo.