Actualizado 18/08/2016 09:17 CET

Uruguay trata de aliviar la tensión con Brasil en torno a la crisis institucional en Mercosur

Logo de Mercosur
MERCOSUR

MONTEVIDEO, 18 Ago. (Reuters) -

El Gobierno de Uruguay ha tratado de aliviar las tensiones generadas con Brasil, después de que se conocieran las declaraciones del canciller uruguayo, Rodolfo Nin Novoa, acusando a su vecino de intentar "comprar" su voto para impedir que Venezuela asuma la presidencia rotativa del Mercado Común del Sur (MERCOSUR).

El Ministerio de Relaciones Exteriores brasileño convocó el martes al embajador uruguayo en Brasilia, Carlos Amorín Tenconi, para que explicara los dichos realizados la semana pasada por Nin Novoa en una comisión de la Cámara Baja del Parlamento de Uruguay.

Nin Novoa, en declaraciones hechas públicas por el diario local 'El País', dijo que su socio del MERCOSUR había querido "comprar" su voto con una oferta para ampliar negocios con otros países a cambio de que le diera su apoyo para impedir que Venezuela asuma la presidencia 'pro témpore' del bloque comercial.

Tras citar al embajador uruguayo, Brasilia lanzó un comunicado en el que expresó su malestar.

En este contexto el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay ha tratado de apaciguar las aguas con otro comunicado.

"Cabe consignar que hubo un malentendido sobre la propuesta brasileña de efectuar actividades conjuntas de promoción comercial entre ambos países en terceros mercados, y que ahora ha quedado perfectamente claro que la misma no guarda relación alguna con la consideración del traspaso de la presidencia 'pro témpore' del MERCOSUR", ha señalado en su comunicado la cancillería uruguaya.

CRISIS EN MERCOSUR

La presidencia temporal del organismo --integrado por Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela y al que próximamente podría unirse Bolivia-- ha provocado una nueva disputa en la región, después de que Paraguay criticara la decisión de Uruguay, último país en presidir MERCOSUR, de ceder la presidencia a Venezuela, tal y como indica el reglamento del bloque.

En una nota oficial el Gobierno de Tabaré Vázquez señaló a Venezuela como su sucesor, subrayando que así lo establece el Tratado de Ouro Preto, que fija un orden alfabético y una duración semestral.

No obstante, el rechazo que encabezan Brasil y Paraguay, y al que se ha sumado también Argentina, ha buscado bloquear el traspaso de la presidencia a Caracas, al constar en los estatutos del MERCOSUR que la presidencia temporal debe contar con el consenso de los socios.