Actualizado 25/05/2011 03:03 CET

Venezuela rechaza de plano las sanciones de EEUU a la petrolera PDVSA

CARACAS, 25 May. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea Nacional venezolana ha rechazado --gracias a la postura del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV)-- la sanción impuesta por Estados Unidos contra la petrolera estatal venezolana, PDVSA, por enviar gasolina a Irán, lo que viola las prohibiciones impuestas por Washington contra la República Islámica.

De esta forma los parlamentarios de la Asamblea Nacional quisieron subrayar que Venezuela tiene la libertad de decidir plenamente sobre su comercio internacional y sobre con qué países hace transacciones de hidrocarburos.

El diputado oficialista Luis Acuña aseguró que Gobierno del presidente Hugo Chávez "no se retracta de los convenios suscritos con Mahmud Ahmadineyad", su contraparte iraní.

El presidente de la Cámara, Fernando Soto Rojas, recordó a los opositores que Venezuela ya se ha enfrentado a otras potencias que consideró invasoras. "Nadie, absolutamente nadie, nos chantajeará con la llamada 'cuota' petrolera", adelantó, en declaraciones recogidas por la estatal Venezolana de Televisión.

Por su parte el ministro de Asuntos Exteriores, Nicolás Maduro, ha calificado estas sanciones como "unilaterales e ilegales", informa 'El Nacional'. El ministro del ramo, Rafael Ramírez, condena igualmente esta acción, así como "cualquier tipo de tutelaje de potencias extranjeras contra los asuntos del país".

"La colaboración con Irán es amplia. Es un derecho al que no renunciamos. Somos soberanos", expresó Ramírez, quien a su vez preside PDVSA. Este dirigente asegura que el país latinoamericano mantiene la estrategia de diversificar sus mercados de petróleo y de "ser independiente". Por otro lado comentó que Estados Unidos busca además debilitar a la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

POCO O NINGÚN IMPACTO

Una fuente de la propia PDVSA no ha tardado en vaticinar que las restricciones impuestas tendrán poco o ningún impacto comercial. Este miembro de la compañía asegura a Reuters que la decisión estadounidense parece ser básicamente del carácter político, pues con ella el presidente, Barack Obama, pretendería apaciguar los ánimos de los senadores norteamericanos críticos con Chávez.

Las sanciones prohíben, entre otras operaciones, acceder a los contratos con el Gobierno de Estados Unidos y a las financiaciones para la importación y la exportación.

El 45 por ciento del crudo venezolano llega a Estados Unidos, lo que supone un 10 por ciento de las importaciones. La fuente matiza que ello no se verá afectado, pues la única sanción relevante es la que se refiere a las exportaciones de petróleo estadounidense a Venezuela.