Publicado 04/05/2020 15:53:41 +02:00CET

El viaje a París por causa médica del primer ministro de Costa de Marfil es para un "control" por una operación de 2012

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

El viaje del primer ministro de Costa de Marfil, Amadou Gon Coulibaly, a París para un control médico no está relacionado con ningún tipo de enfermedad, sino que se debe a la operación de corazón a la que fue sometido en 2012, según fuentes cercanas al político marfileño, candidato del partido gubernamental a las próximas presidenciales.

"Nunca ha sido cuestión de una enfermedad, sino de un control médico. No es que se realice un control médico a quien está malo", han sostenido estas fuentes, en declaraciones concedidas al portal de noticias Koaci tras la llegada de Gon Coulibaly a la capital francesa.

Así, han argumentado que "el primer ministro debe ser controlado al menos dos veces todos los años por el hospital donde se operó del corazón en 2012, que se encuentra en París".

La Presidencia anunció el viaje el sábado en un breve comunicado, en el que que habló de un "control médico" y anunció que el cargo ha pasado a estar ocupado de forma interina por el ministro de Defensa, Hamed Bakayoko.

Gon Coulibaly entró además a finales de marzo en un aislamiento de catorce días tras haber estado en contacto con una persona que dio positivo por coronavirus, si bien su oficina resaltó que él no había sido diagnosticado con la Covid-19, la enfermedad provocada por este virus.

El primer ministro, de 61 años, ha sido elegido por su partido, la Agrupación de Houphouetistas por la Democracia y la Paz (RHDP), como su candidato de cara a las elecciones presidenciales de octubre, en las que el actual mandatario, Alassane Ouattara, no se presentará.

Todo apuntaba a que Ouattara apoyaría a su primer ministro como candidato a las presidenciales de este año, si bien llegó a dejar entrever que buscaría la reelección si se presentan el expresidente Laurent Gbagbo y Henri Konan Bedie, sus principales rivales --que la semana pasada unieron fuerzas--, algo que finalmente descartó.

La decisión de la alianza entre los partidos de Gbagbo y Konan Bédié se produjo la misma semana que otro de los principales líderes opositores, el antiguo primer ministro Guillaume Soro, era condenado a 20 años de cárcel en rebeldía en el país.

Soro, que vive exiliado, ya había anunciado su intención de presentarse a las presidenciales y ha recalcado que no reconoce la condena contra él y que mantendrá su candidatura. Asimismo, se mostró confiado de que logrará la victoria en las urnas.

Contador