Actualizado 01/06/2015 22:54 CET

Violencia récord en el primer aniversario de Sánchez Cerén como presidente

Salvador Sánchez Cerén, presidente de El Salvador
Foto: PRESIDENCIA EL SALVADOR

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, cumple este lunes 1 de junio su primer año al frente del país y lo hace en un momento en que la violencia ha recuperado niveles de récord que recuerdan a la guerra civil que atravesó el país entre 1980 y 1992.

   A falta de confirmación oficial, el mes de mayo se cerró con una cifra de 621 homicidios, lo que le convierte en el mes más sangriento en lo que va de año y en el más violento de los últimos 20 años en el país, según los medios locales. Solo este domingo se produjeron una veintena de asesinatos en distintos puntos del país.

   Según el recuento que ha realizado 'La Prensa Gráfica', el dirigente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) tiene el dudoso honor de haber visto como durante el primer año de su mandato han sido asesinados en el país más de 4.600 ciudadanos. Además, un sondeo realizado por el diario le da una aprobación del 47 por ciento.

   En comparación, sus predecesores en el cargo estaban en una situación más cómoda un año después de ocupar el palacio presidencial. Así, Antonio Saca terminó su primer año con 3.208 homicidios y una aprobación del 76 por ciento, mientras que Mauricio Funes lo hizo con 4.412 y una popularidad del 65 por ciento.

   Según el diario, no es de extrañar la pérdida de respaldo de Sánchez Cerén ya que en un sondeo realizado un mes antes de su llegada a la Presidencia el 72,7 por ciento de los consultados consideraba que la situación de seguridad en el país era mala o muy mala, la cifra más alta de la última década.

"NO ES FÁCIL ERRADICAR LA VIOLENCIA"

   En su discurso de este lunes ante la Asamblea, el mandatario ha reconocido que "no es tarea fácil erradicar la violencia y el crimen" en El Salvador puesto que "existen causas históricas, sociales y económicas".

   "Nos solidarizamos con víctimas de la violencia y sus familias", ha añadido el presidente, reiterando la "determinación" de su Gobierno "de actuar con firmeza para erradicar este mal". En este sentido, ha resaltado que "con el Sistema de Investigación Criminal hemos combatido a más de 200 estructuras de pandillas y detenido a más de 10.000 pandilleros".

   Sánchez Cerén se ha mostrado convencido de que "con la voluntad de todo un país, lograremos una sociedad en paz", para lo cual ha reclamado también el respaldo "fundamental" de la Asamblea para que saque adelante leyes que "fortalecen la lucha contra la delincuencia".

   El presidente ha hecho igualmente un llamamiento a las distintas fuerzas del país a que "trabajemos juntos, poniendo al centro las necesidades y la dignidad de nuestro pueblo". "Ratifico que continuaremos con un gobierno de concertación y de diálogo con todas las fuerzas de nuestro país", ha aseverado.

   "Trabajemos sin egoísmos partidarios o personales, por un El Salvador próspero, seguro y educado", ha remachado ante los diputados de la Asamblea Legislativa.