Publicado 04/03/2021 10:29CET

Ya son siete los detenidos por convocar la asamblea en la que murieron ocho alumnos al caer de un cuarto piso en Bolivia

Archivo - Un vehículo de la Policía de Bolivia
Archivo - Un vehículo de la Policía de Bolivia - POLICÍA DE BOLIVIA - Archivo

Las investigaciones apuntan a barandillas mal soldadas y llenas de masilla

MADRID, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Policía boliviana ha detenido a siete de los ocho dirigentes que convocaron la asamblea estudiantil que se saldó con ocho universitarios muertos al caer de un cuarto piso después de que se rompiera una barandilla durante una asamblea estudiantil.

La Fiscalía de La Paz ha indicado en declaraciones al diario 'El Deber' que dos universitarias han señalado que el dirigente W. Quispe habría presionado para que la asamblea se llevara a cabo a pesar de que podían generarse aglomeraciones en plena pandemia de coronavirus.

El fiscal de La Paz, Marco Cossío, ha confirmado así que siete de los ocho estudiantes que firmaron la convocatoria para la asamblea, que tuvo lugar en la facultad de Economía de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), han sido ahora detenidos y se encuentran en las dependencias policiales.

La asamblea estaba convocada para las 8:00 de la mañana del miércoles en la planta baja de la facultad, pero --según las estudiantes-- Quispe, que habría llegado con cuatro encapuchados, instó a subir a la cuarta planta.

Allí se produjo una reyerta que desembocó en empujones y la consecuente caída de varios universitarios después de que la barandilla cediera ante el peso. Tras la ruptura de la barandilla once personas cayeron desde una altura de 16,7 metros.

La investigación sigue su curso por lo que la toma de declaraciones se ampliará a medida de que se vayan identificando a más involucrados, tal y como ha indicado los agentes, que han asegurado que el rector de la universidad también tendrá que declarar.

Las pesquisas apuntan, por otra parte, a que las barandillas del cuarto piso estaban mal soldadas y rellenas de masilla, por lo que terminaron cediendo ante los empujones de los estudiantes.