Publicado 10/03/2021 14:55CET

Yemen.- Ascienden a cerca de 80 los muertos por el incendio en un centro de detención de migrantes en Yemen

Columna de humo tras un bombardeo de la coalición internacional en la capital de Yemen, Saná
Columna de humo tras un bombardeo de la coalición internacional en la capital de Yemen, Saná - Hani Al-Ansi/dpa

SANÁ, 10 Mar. (DPA/EP) -

El número de muertos a causa del incendio registrado durante el fin de semana en un centro de detención de migrantes en la capital de Yemen, Saná, ha ascendido a cerca de 80, según fuentes médicas locales citadas por la agencia alemana de noticias DPA.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) indicó durante el fin de semana que el incendio en las instalaciones en Saná, controlada por los rebeldes, había dejado al menos ocho muertos y 170 heridos. El centro acoge a cerca de 900 migrantes, en su mayoría etíopes.

Las fuentes citadas por la DPA han indicado que más de 80 personas han muerto a causa de las llamas, en su mayoría migrantes, y han agregado que otras 150 se encuentran hospitalizadas en Saná, la mayoría de ellas en estado crítico.

Los huthis han reforzado la seguridad en los hospitales de la ciudad y han evitado por ahora pronunciarse acerca del suceso. Por el momento se desconocen las causas del incendio en el centro de detención, que tuvo lugar en medio de las hostilidades con la coalición internacional encabezada por Arabia Saudí.

La guerra en Yemen enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por una coalición internacional, y a los huthis, respaldados por Irán. Los rebeldes controlan la capital y otras zonas del norte y el oeste del país.

El conflicto ha sufrido un recrudecimiento durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, en una guerra que ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial. Actualmente, casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesitan ayuda, muchos de ellos migrantes que cruzan el país desde el Cuerno de África en su camino hacia los países ricos del golfo Pérsico.