Publicado 27/11/2020 15:40CET

Yemen.- La coalición que lidera Arabia Saudí bombardea posiciones de los huthis en la capital de Yemen

Daños materiales tras un bombardeo de la coalición que encabeza Arabia Saudí contra la capital de Yemen, Saná, controlada por los huthis
Daños materiales tras un bombardeo de la coalición que encabeza Arabia Saudí contra la capital de Yemen, Saná, controlada por los huthis - Hani Al-Ansi/dpa - Archivo

MADRID, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La coalición internacional que encabeza Arabia Saudí ha llevado a cabo este viernes una serie de bombardeos contra objetivos de los huthis en la capital de Yemen, Saná, controlada por los rebeldes, tras los últimos ataques contra territorio saudí.

Según las informaciones recogidas por la agencia yemení de noticias SABA, vinculada a los huthis, la coalición ha bombardeado al menos cinco puntos de la capital, causando al menos un muerto en el área de Atan, tal y como han indicado fuentes de seguridad.

En este sentido, Yusef al Hadiri, portavoz del Ministerio de Sanidad del Gobierno establecido por los huthis en las zonas bajo su control, ha indicado que al menos una persona ha muerto y cuatro han resultado heridas.

Residentes citados por la agencia alemana de noticias DPA han confirmado varias explosiones en la capital a causa de los bombardeos.

Los ataques aéreos contra la capital de Yemen han llegado días después de un ataque con misil ejecutado por los huthis contra una instalación de la empresa petrolera estatal saudí, Aramco, en los alrededores de la ciudad de Yeda, y ante un repunte de los ataques con drones y lanchas explosivas por parte de los rebeldes.

Las autoridades saudíes confirmaron el martes que el ataque en Yeda había causado daños materiales. Así, un portavoz del Ministerio de Energía saudí dijo que el impacto del proyectil causó un incendio en la terminal de distribución de productos de petróleo, antes de asegurar que el ataque se saldó sin víctimas.

El portavoz de operaciones militares de los huthis, Yahya Sari, aseguró el lunes que los rebeldes habían lanzado un misil 'Quds 2' contra las instalaciones en Yeda y resaltó que el objetivo ha sido alcanzado "con precisión", en lo que describió como "una operación cualitativa" en respuesta "al cerco y la agresión" de la coalición.

Los huthis afirmaron en septiembre de 2019 haber atacado dos instalaciones petroleras de Aramco, si bien Arabia Saudí apuntó directamente a Irán de lo sucedido. Las autoridades iraníes se desvincularon públicamente del ataque, que causó alteraciones en la producción de crudo en el país.

Tanto la coalición como el Gobierno saudí han denunciado un aumento de este tipo de ataques durante las últimas semanas, mientras que Estados Unidos cargó a finales de octubre contra el "irresponsable" incremento de este tipo de incidentes, que tuvo un pico durante el 28 de octubre y que llegó después del asesinato en la capital yemení, Saná, del ministro de Juventud y Deportes de las autoridades instaladas por los huthis en las zonas bajo su control, Hasán Zaid.

El conflicto ha sufrido un recrudecimiento en varios frentes durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, si bien las partes acordaron a finales de septiembre un intercambio de más de mil prisioneros --incluidos varios militares saudíes-- que fue visto como una posible puerta hacia una futura solución a la guerra.

Las fuerzas leales al Gobierno yemení, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, llevan combatiendo desde finales de 2014, en una guerra ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial. Actualmente, casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesitan asistencia en el país, donde hay más de 20 millones en inseguridad alimentaria.