Publicado 26/12/2020 11:47CET

Yemen.- La coalición saudí confirma que el ataque huthi contra su carguero no deja fallecidos por el momento.

MADRID, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

Una mina sumergida de los rebeldes yemeníes huthis que estalló este viernes al paso de un carguero en el sur del mar Rojo no ha dejado por el momento víctimas mortales entre la tripulación, según ha informado este sábado la televisión estatal saudí, sin dar más detalles.

Según el comunicado militar recogido por la cadena Al Ejbariya, la coalición saudí que lucha contra los rebeldes se ha limitado a tomar nota del incidente.

Este suceso tuvo lugar casi tres semanas después de que los huthis atacaran una instalación petrolera de la estatal Aramco cerca de la ciudad saudí de Yeda y ante un repunte de los ataques con drones y lanchas explosivas por parte de los rebeldes.

En respuesta, la coalición internacional que lidera Riad llevó a cabo bombardeos contra posiciones de los rebeldes en la capital, Saná. Los huthis defendieron sus ataques denunciando el cerco de la coalición contra Yemen, ante la falta de avances en las conversaciones para lograr una solución diplomática.

Tanto la coalición como el Gobierno saudí han denunciado un aumento de este tipo de ataques durante las últimas semanas, mientras que Estados Unidos cargó a finales de octubre contra el "irresponsable" incremento de este tipo de incidentes, que tuvo un pico el 28 de octubre después del asesinato en Saná del ministro de Juventud y Deportes de las autoridades instaladas por los huthis en las zonas bajo su control, Hasán Zaid.

El conflicto ha sufrido un recrudecimiento en varios frentes durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, si bien las partes acordaron a finales de septiembre un intercambio de más de mil prisioneros --incluidos varios militares saudíes-- que fue visto como una posible puerta hacia una futura solución a la guerra.

Las fuerzas leales al Gobierno yemení, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, llevan combatiendo desde finales de 2014, en una guerra que ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial. Actualmente, casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesitan asistencia en el país, donde hay más de 20 millones en inseguridad alimentaria.

Este ataque se enmarca dentro de una serie de asaltos contra la infraestructura energética saudí que ha generado bastantes preocupaciones sobre la seguridad de los barcos en el mar Rojo.

La zona es un punto de tránsito crucial para el transporte marítimo y el suministro de energía, cuyo empleo había aliviado en gran medida el caos de las tensiones regionales que involucraron a Estados Unidos e Irán el año pasado.

Contador