Yemen.- Gobierno yemení y separatistas ponen fin a meses de conflicto interno con un principio de reparto de poder

Publicado 25/10/2019 15:03:10CET

ADÉN, 25 Oct. (Xinhua/EP) -

El Gobierno reconocido de Yemen y los separatistas del sur del país han alcanzado este viernes un principio de acuerdo para repartirse el poder después de que el pasado mes de agosto los secesionistas decidieran volverse contra las autoridades por desavenencias durante su campaña conjunta contra la insurgencia huthi, según han confirmado fuentes de ambas partes próximas a las negociaciones.

El pacto inicial alcanzado entre el Ejecutivo de Abdo Rabbu Mansur Hadi y el Consejo de Transición del Sur (CTS) ha llegado después de casi tres meses de conversaciones indirectas bajo los auspicios de Arabia Saudí, líder de la coalición contra los rebeldes, cuya fractura puso de manifiesto la volatilidad de las relaciones entre estos grupos.

El CTS forma parte de la alianza suní que intervino en Yemen en marzo de 2015 para restaurar el poder del Gobierno del presidente del país, Abdo Rabu Mansur Hadi, después de que fuera expulsado de Saná por los huthis. En las semanas previas a la ruptura, los separatistas denunciaron haber recibido ataques de grupos islamistas, también participantes en esta alianza.

El documento ha sido descrito como un primer borrador que estipula un calendario específico para formar un nuevo Gobierno de 24 miembros repartidos por igual entre autoridades yemeníes y separatistas, según fuentes del Gobierno yemení a la agencia oficial de noticias china, Xinhua. El responsable de las nominaciones será el propio presidente Hadi.

El acuerdo estipula que el nuevo Gobierno mantendrá su sede actual en Adén, desde donde "realizará todas sus funciones", según las mismas fuentes. Si todo sigue sobre la marcha, la firma oficial tendrá lugar en Riad dentro de dos días, en una ceremonia encabezada por el presidente Hadi y el líder del CTS, Aidarous Zubaidi.

El CTS ha confirmado que el acuerdo preliminar cuenta con el beneplácito de ambas partes y abre "una nueva página de cooperación con Arabia Saudí y las potencias regionales" en un acuerdo que supone el cese inmediato de las hostilidades y el principio de una nueva coordinación sobre el terreno".

Por su parte, Arabia Saudí organizará un comité conjunto para supervisar la evolución del acuerdo.