Publicado 12/03/2020 23:43:53 +01:00CET

Yemen.- Griffiths pide una "desescalada militar inmediata e incondicional" para alejar a Yemen de un "precario camino"

Yemen.- Griffiths pide una "desescalada militar inmediata e incondicional" para
Yemen.- Griffiths pide una "desescalada militar inmediata e incondicional" para - Bernd von Jutrczenka/dpa - Archivo

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths, ha reclamado este jueves a las partes en conflicto en Yemen que acuerden una "desescalada militar inmediata e incondicional" para alejar al país del "precario camino" al que se dirige a causa del recrudecimiento de los enfrentamientos desde enero.

"Es imperativo que las partes acuerden participar en un mecanismo de desescalada nacional, público y con rendición de cuentas que tranquilice el 'tempo' de la guerra", ha manifestado, en declaraciones ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

Griffiths ha manifestado que "cualquier discusión" relacionada con una reducción de los combates "debe estar además reforzada por esfuerzos para reiniciar el proceso político" para intentar lograr un acuerdo de paz en el país asiático.

"Veo al país en un punto crítico. Las partes en conflicto pueden llevar Yemen hacia una desescalada y el reinicio del proceso político o, me temo, hacia una mayor violencia y sufrimiento que hará más arduo el camino hacia la mesa de negociación", ha alertado.

Así, ha detallado que los combates "más alarmantes" están teniendo lugar en la provincia de Al Jauf, al este de la capital, Saná, donde "miles de familias se han visto desplazadas" y "están en necesidad crítica de cobijo y ayuda".

"Este recrudecimiento de los enfrentamientos podría provocar conflictos en otras provincias y arrastrar nuevamente a Yemen a un nuevo e irresponsable ciclo de violencia", ha advertido, antes de agregar que ello "tendría consecuencias humanitarias desastrosas, además de consecuencias políticas".

En este sentido, ha sostenido que esta situación "pondría en gran peligro a los civiles y aplazaría un proceso político largamente esperado y muy necesario destinado a lograr que esta guerra sea cerrada".

"Las partes deben ejercer la máxima contención para evitar un resultado tan terrible", ha indicado Griffiths, quien ha reiterado que "es imperativo que las partes cumplan con sus obligaciones con el Derecho Humanitario".

El enviado de la ONU ha apuntado además que "no hay justificación" para el incremento de los combates en la provincia de Marib y ha añadido que esta zona "no debe convertirse en el próximo epicentro del trágico conflicto en Yemen".

Además, ha hecho referencia a los recientes combates en la ciudad y la provincia de Hodeida (oeste) y ha puntualizado que esta situación "amenaza con socavar el mecanismo de reducción de la violencia puesto en marcha y los logros del Comité para la Coordinación del Repliegue".

"Las víctimas civiles están aumentando, lamentablemente", ha dicho sobre los combates en Hodeida, antes de reclamar a las partes "que trabajen a través de los mecanismos establecidos para recuperar la calma".

De esta forma, Griffiths ha manifestado que "existe el riesgo real (...) de un recrudecimiento militar extendido en gran parte de Yemen". "Debemos hacer todo lo posible para apoyar a las partes a contener y dar la vuelta a la trayectoria actual", ha incidido.

"QUEDA MUCHO POR HACER"

A pesar de ello, el enviado de la ONU ha destacado que las partes "han mostrado alguna voluntad de mantener las medidas de confianza" y ha apuntado a los "importantes pasos" dados para concluir el acuerdo alcanzado en febrero para una liberación de presos a gran escala.

"Queda mucho por hacer. Todas las partes tienen una responsabilidad para aliviar el impacto de la guerra sobre los civiles", ha manifestado, al tiempo que ha añadido que "hay un límite a lo que se puede lograr en ausencia de un proceso político".

"Debemos permanecer centrados en revivir un proceso que lleve a Yemen a una transición política y aleje al país del conflicto", ha defendido.

Griffiths ha recordado que "durante una transición se debe compartir el poder entre distintos componentes políticos y sociales, incluidas las mujeres y la sociedad civil, en un espíritu de sociedad y consenso".

"Los acuerdos transicionales de seguridad deberán ser acordados para dar seguridad a la población de Yemen y avanzar hacia el monopolio de la fuerza por parte del Estado", ha explicado.

Por último, ha hecho hincapié en que "el pueblo yemení necesitará garantías de ayuda humanitaria, reconstrucción y recuperación económica en todo el país para lograr que el sufrimiento causado por esta guerra sea historia".

El conflicto en Yemen, que enfrenta al Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi, apoyado por una coalición militar liderada por Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, ha provocado la mayor crisis humanitaria mundial y dejado más de 100.000 muertos.

Además, el 80 por ciento de la población necesita ayuda humanitaria, mientras que diez millones de personas están al borde de la hambruna y otros siete millones sufren desnutrición.

El Plan de Respuesta Humanitaria de la ONU para Yemen de 2019 requería 4.200 millones de dólares para ayudar a más de 20 millones de yemeníes, entre ellos diez millones que dependen totalmente de la ayuda humanitaria para sobrevivir cada mes. Hasta la fecha, solo se ha financiado al 83 por ciento.

Contador