Publicado 11/09/2021 06:46CET

Yemen.- El nuevo enviado especial de la ONU a Yemen viajará a Riad para reunirse con el presidente Hadi

Archivo - El nuevo enviado de la ONU en Yemen, Hans Grundberg
Archivo - El nuevo enviado de la ONU en Yemen, Hans Grundberg - UNIÓN EUROPEA / TWITTER - Archivo

MADRID, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El nuevo enviado especial de las Naciones Unidas para Yemen, Hans Grundberg, viajará en los próximos días a Riad para reunirse con el presidente yemení, Abdo Rabbu Mansu Hadi, y varios miembros de su gabinete, según ha anunciado él mismo este viernes, durante su primera sesión informativa al Consejo de Seguridad de la ONU.

Grandberg ha advertido que "no será fácil la reanudación de un proceso de transición política pacífico, inclusivo, ordenado y dirigido por los yemeníes, (...) según el mandato de este Consejo. No hay victorias rápidas".

El diplomático sueco ha asegurado también que el conflicto en el país traspasa las fronteras yemeníes, amenazando la seguridad regional y las rutas marítimas internacionales.

"Los servicios básicos y la economía se han deteriorado hasta llegar a un punto crítico", ha avisado Grundberg, que en su viaje a Arabia Saudí también se reunirá con varios dirigentes huthis y con líderes regionales en Riad, Teherán y El Cairo, entre otros.

Durante su discurso, el enviado especial ha lamentado que el proceso de paz en Yemen lleva "demasiado tiempo" paralizado, lo que deja a los yemeníes "atrapados" en una guerra indefinida y "sin un camino claro hacia adelante".

Su principal demanda ha sido que se aseguren las rutas para la circulación de personas y bienes en el país. "El aeropuerto de Saná debe abrirse al tráfico comercial. Deben suavizarse las restricciones a la importación de combustible y mercancías a través del puerto de Hodeida", ha pedido, además de recordar que las carreteras en Taiz siguen cerradas.

La guerra en Yemen enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por una coalición internacional liderada por Arabia Saudí, y a los huthis, respaldados por Irán.

Los rebeldes controlan la capital, Saná, y otras zonas del norte y el oeste del país. El conflicto ha sufrido un recrudecimiento en varios frentes durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, en una guerra que ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial.

Contador