Publicado 23/03/2021 09:15CET

Yemen.- La ONU aplaude la propuesta de Arabia Saudí para un alto el fuego en Yemen

Archivo - Ataque aéreo en Yemen
Archivo - Ataque aéreo en Yemen - Hani Al-Ansi/dpa - Archivo

El NRC pide actuar "para poner fin a la incansable cuenta atrás hacia una hambruna totalmente evitable"

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha aplaudido la propuesta de Arabia Saudí a los huthis para un alto el fuego en Yemen, rechazada por los rebeldes, y ha resaltado que "deben realizarse todos los esfuerzos para poner fin al conflicto y abordar el sufrimiento del pueblo yemení".

"El enviado especial (de la ONU), Martin Griffiths, ha estado trabajando para lograr un alto el fuego nacional, la reapertura del aeropuerto de Saná al tráfico civil, la entrada de combustible y bienes adicionales a través del puerto de Hodeida y el reinicio del proceso político para poner fin al conflicto", ha destacado el viceportavoz de la Secretaría General del organismo, Farhan Haq.

Así, ha indicado que la propuesta saudí "está alineada" con los esfuerzos de la ONU, antes de manifestar que "los puntos presentados en el anuncio (de Riad) siguen de cerca a los que presentó la semana pasada Griffiths ante el Consejo de Seguridad de la ONU".

Haq ha apuntado además que el enviado especial de la ONU "ha estado trabajando de forma extensa con las partes para ver qué puede hacerse para acercarlas en las propuestas que hizo ante el Consejo de Seguridad", incluido un alto el fuego. En este sentido, ha destacado que "estará en contacto con los huthis" para abordar la situación y su negativa.

Por último, ha puntualizado que Naciones Unidas "está estudiando la propuesta" sobre el envío de un equipo para supervisar el alto el fuego, si bien ha declinado confirmar si tendrá lugar. "No tengo ningún dato concreto sobre observadores en estos momentos", ha añadido.

El ministro de Asuntos Exteriores, Faisal bin Farhan, resaltó durante el anuncio de la propuesta que el objetivo es "alcanzar una solución política integral", si bien incidió en que Riad se reserva "su pleno derecho" a defender su territorio, ciudadanos y residentes de los "ataques sistemáticos" llevados a cabo por los huthis.

En ese sentido, reiteró "su total rechazo a la interferencia iraní en la región", pues considera que se trata de "la razón principal" por la que se prolonga la crisis yemení, así como su apoyo "al pueblo yemení y su Gobierno legítimo".

En respuesta, el portavoz huthi Mohamed Abdul Salam dijo que la propuesta será rechazada puesto que "cualquier iniciativa que no advierta de que Yemen ha sido objeto de agresión y bloqueo durante seis años y separe el lado humanitario de cualquier pacto militar o político no es serio ni nuevo".

"PROMESAS VACÍAS"

Por su parte, el Consejo Noruego para los Refugiados (NRC) ha alertado este martes de que cerca de 670.000 personas podrían verse desplazadas este año a causa del conflicto "si lo niveles actuales de violencia continúan", citando estimaciones llevadas a cabo por la ONU.

"Los yemeníes han sufrido seis años de promesas vacías de los líderes mundiales, muchos de los cuales siguen azuzando las llamas de esta guerra. Es necesaria una acción decisiva para poner fin a la incansable cuenta atrás hacia una hambruna totalmente evitable", ha dicho el secretario general de la ONG, Jan Egeland.

"Los yemeníes necesitan tres cosas para revertir esta pesadilla: un alto el fuego que evite la hambruna, una duplicación de la ayuda humanitaria y el reinicio de las conversaciones de paz", ha dicho Egeland. El NRC ha lamentado que los cerca de seis años de guerra han tenido un "impacto devastador" y han hecho retroceder más de 20 años el desarrollo humano del país.

Así, la organización ha advertido de que el país se dirige a una guerra total con sus focos en las provincias de Marib, Hodeida, Taiz y Haya. "Cuando visité Yemen a principios de este mes, me sorprendió profundamente lo inhumano de la situación tras seis largos años de guerra. El conflicto es fuente de interminable sufrimiento para los yemeníes y debe terminar", ha zanjado Egeland.

El NRC ha apuntado que cuatro millones de personas se han visto desplazadas desde el inicio de la guerra, mientras que el 66 por ciento de la población, más de 20 millones de personas, necesitan algún tipo de ayuda. Asimismo, sólo la mitad de las instalaciones sanitarias y dos tercios de las escuelas funcionan, mientras que una media de un niño muere cada diez minutos por causas evitables.

La guerra en Yemen enfrenta al Gobierno reconocido internacionalmente, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por una coalición internacional, y a los huthis, respaldados por Irán. Los rebeldes controlan la capital y otras zonas del norte y el oeste del país. El conflicto ha sufrido un recrudecimiento en varios frentes durante los últimos meses, pese a los esfuerzos internacionales de mediación, en una guerra que ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial.

Contador