Publicado 10/02/2021 03:06CET

Yemen.- La ONU lamenta los ataques de los huthis en Marib en "un momento de impulso diplomático" por la paz en Yemen

MADRID, 10 Feb. (EUROPA PRESS) -

El enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths, ha mostrado este martes su "preocupación" por la "reanudación de las hostilidades" en la provincia yemení de Marib por parte de los rebeldes huthis justo en "un momento de renovado impulso diplomático para poner fin a la guerra y reanudar el proceso político".

Así lo ha aseverado Griffiths en una publicación en su perfil de Twitter, en la que ha precisado que un "acuerdo político negociado y que satisfaga las aspiraciones del pueblo yemení es la única solución sostenible para poner fin a este conflicto".

Las declaraciones del enviado especial de la ONU se han producido después de que este martes el Ejército yemení anunciase que había capturado o matado a decenas de rebeldes huthis, que han retomado su intención de apoderarse de la provincia de Marib, rica en petróleo y gas y que alberga miles de tropas y campamentos de la coalición árabe, informa 'Arab News'.

Precisamente, Griffiths ha hecho también estas declaraciones mientras se encuentra en una visita a Irán, donde se ha reunido con el ministro de Exteriores, Javad Zarif, y otras autoridades para abordar la necesidad de un alto el fuego en el territorio, entre otras cuestiones.

Sobre los recientes ataques, un miembro del Ejército yemení ha relatado a 'Arab News' este martes que han logrado "frustrar" los ataques de los rebeldes huthis y hacerse con armas y municiones abandonadas por los mismos tras tres días de enfrentamientos que han dejado decenas de fallecidos y heridos.

Mientras, en Saná, líderes huthis han reclamado a sus partidarios que apoyen los ataques en Marib con donaciones económicas en bancos locales, oficinas de correos o mezquitas y han insistido en su intención de tomar la provincia.

Las fuerzas leales al Gobierno yemení, encabezado por Abdo Rabbu Mansur Hadi y apoyado por Arabia Saudí, y los rebeldes huthis, respaldados por Irán, llevan combatiendo desde finales de 2014 una guerra que ahora se considera un conflicto de poder entre las dos principales potencias rivales de la región.

El conflicto ha provocado la que es la mayor crisis humanitaria mundial. Actualmente, casi el 80 por ciento de la población, unos 24 millones de personas, necesitan asistencia en el país, donde hay más de 20 millones en inseguridad alimentaria.