Publicado 10/03/2021 16:30CET

Yemen.- El PMA pide paz en Yemen "urgentemente" y subraya que "millones" de personas se enfrentan a la hambruna

Archivo - Un niño de cuatro meses desnutrido recibe alimento en un hospital en Saná, en Yemen.
Archivo - Un niño de cuatro meses desnutrido recibe alimento en un hospital en Saná, en Yemen. - UNICEF/AREEJ ALGHABRI - Archivo

Beasley dice que Yemen "se está convirtiendo en el peor lugar de la tierra": Es "el infierno" y "absolutamente horrendo"

MADRID, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA), David Beasley, ha pedido este miércoles paz "urgentemente" para Yemen, al tiempo que ha subrayado que "millones" de yemeníes se enfrentan a la hambruna.

Tras una visita de dos días en el país, Beasley ha renovado su petición de financiación para ayudar a las familias hambrientas de Yemen, donde se avecina la "peor hambruna" que el mundo ha visto en la historia moderna.

"Más de la mitad de la ciudadanía yemení se enfrenta a una escasez aguda de alimentos, con millones de personas llamando a las puertas de la hambruna", ha reiterado, recalcando que "no son solo números". "Son personas reales y esto es descorazonador", ha lamentado.

"Las condiciones de hambruna están surgiendo a través de Yemen y la respuesta es simple. Tenemos una vacuna para esto. Se llama alimentos", ha agregado Beasley, que ha insistido en que la financiación es necesaria para "salvar vidas".

Entre otras actividades, en Saná, la capital de Yemen, Beasley ha visitado un hospital y ha observado en primera persona las tasas de malnutrición en los niños yemeníes. La mitad de todos los niños del país menores de cinco años, unos 2,3 millones, sufrirán malnutrición este año y cerca de 400.000 de ellos sufrirán malnutrición severa y probablemente morirán si no obtienen tratamiento pronto.

"En el ala infantil de cualquier hospital del mundo, normalmente se oye a niños llorar o reír pero en estos hospitales en Yemen hay un silencio mortal con los niños demasiado enfermos y demasiado débiles para llorar o reír", ha señalado Beasley, lamentando también que muchas familias pobres no pueden permitirse los costes de transportar a sus hijos al hospital. Otros, cuando consiguen llegar, son rechazados porque no hay suficientes camas libres.

Actualmente, la ayuda humanitaria alimentaria es la primera línea de defensa contra la espiral de hambre en Yemen, donde más de 16 millones de personas se encuentran en situación de inseguridad alimentaria. En este sentido, el PMA se plantea todas las opciones para aumentar la asistencia en este sentido.

Sin embargo, las operaciones que lleva a cabo el organismo dependiente de Naciones Unidas están infrafinanciados y, por lo tanto, su capacidad de mantener el nivel de respuesta actual está en duda. El PMA necesita 1.900 millones de dólares (cerca de 1.600 millones de euros) para continuar salvando vidas y proporcionando ayuda alimentaria en 2021.

"La ayuda alimentaria salva vidas", ha destacado Beasley, que ha hecho hincapié en que Yemen es "el infierno" y "absolutamente horrendo". "Yemen se está convirtiendo en el peor lugar de la tierra y es culpa del hombre totalmente", ha insistido.

Al mismo tiempo, ha precisado que la ayuda alimentaria "no soluciona los problemas que han causado la crisis yemení". Por ello, "sólo una solución duradera podrá revigorizar la economía, estabilizar la moneda, asegurar la libre circulación de bienes básicos y combustible en los puertos yemeníes y comenzar a pagar salarios públicos, lo que permitirá a las personas tener el dinero suficiente para comprar alimentos y reconstruir sus vidas".