Publicado 28/06/2021 16:49CET

Zambia.- AI alerta de que las presidenciales de agosto en Zambia están marcadas por una "brutal represión"

El presidente de Zambia, Edgar Lungu.
El presidente de Zambia, Edgar Lungu. - MARTIN MBANGWETA / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ONG Amnistía Internacional (AI) ha alertado este lunes de que la campaña de las próximas elecciones presidenciales de Zambia previstas para el 12 de agosto se están viendo marcadas por "los asesinatos" y "la brutal represión" contra los grupos y candidatos de la oposición.

En su último informe, 'Gobernar por miedo y represión', Amnistía denuncia que años de intensa represión ha puesto a Zambia "al borde de una crisis de Derechos Humanos", con líderes y activistas de la oposición encarcelados, medios de comunicación independientes clausurados, ataques a las libertades fundamentales, y a menos cinco personas asesinadas por la Policía desde 2016.

"Lo que hemos visto en Zambia, especialmente en los últimos cinco años, es una represión cada vez más brutal de los Derechos Humanos, caracterizada por ataques descarados contra cualquier forma de disidencia", ha explicado el director de AI para África Oriental y Meridional, Deprose Muchena.

Desde el año 2011 es el partido del Frente Patriótico quien gobierna el país africano tras la victoria ese año del ya finado expresidente Michael Sata. En 2014 es el actual mandatario, Edgar Lungu, quien toma el control, trayendo consigo un "drástico" deterioro de la situación de los derechos y libertades.

"Los líderes de la oposición, los periodistas, los medios de comunicación y los activistas han sido blanco de ataques, y hablar en contra de las acusaciones de corrupción o abuso del gobierno se ha vuelto más peligroso", cuenta Muchena.

Amnistía señala en su informe que con la llegada de Lungu al poder, la censura, el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía, o las detenciones arbitrarias "han creado un clima de miedo e impunidad", y ha denunciado que la crisis sanitaria provocada por la pandemia haya servido como excusa para recortar las libertades de la sociedad civil.

"EROSIÓN SISTEMÁTICA" DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

La organización ha denunciado la "erosión sistemática" a la libertad de expresión que ha venido sufriendo Zambia en los últimos cinco años, con las autoridades, relata, haciendo un uso abusivo de la legislación para tipificar como delito la disidencia pacífica

Entre los episodios que Amnistía ha recopilado destaca el de un joven de 15 arrestado en marzo de 2020 acusado de difamación criminal por la publicación de unas críticas hacia el presidente Lungu a través de su perfil de Facebook. El muchacho está a la espera de juicio.

No ha sido el único, cuenta Amnistía, pues el líder opositor del Partido Progresista Unido (UPP), Savior Chishimba, fue arrestado y detenido durante varios días en 2017, después de criticar la decisión del Gobierno de decretar el estado de emergencia en respuesta a una serie de ataques en la capital, Lusaka.

Los medios de comunicación también han sido silenciados. En junio de 2016, 'The Post', uno de los diarios más importantes del país, fue cerrado a la fuerza y liquidado por una deuda tributaria. Cuatro años después, aproximadamente, el Gobierno revocó la licencia de emisión de Prime TV, la principal cadena de televisión privada de Zambia.

VIOLENCIA POLICIAL

Los episodios de represión registrados en Zambia durante los últimos cinco años han traído consigo una cada vez mayor escalada del uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía, que tiene en su haber al menos cinco muertos por estas razones, los últimos dos en diciembre de 2020 en una reunión pacífica de la oposición.

"Varias personas se habían reunido para mostrar su solidaridad con Haikainde Hichilema, líder del Partido Unido para el Desarrollo Nacional (UPND), que había sido citado para ser interrogado en la sede de la Jefatura de Policía de Lusaka. El fiscal estatal Nsama Nsama, que no formaba parte de la reunión, fue asesinado a tiros mientras estaba en un restaurante cercano, mientras que Joseph Kaunda, partidario de UPND, recibió disparos de la Policía mientras dispersaban a la multitud", relata la ONG.

"Un día antes, el Gobierno había instado públicamente a la Policía a utilizar 'cualquier medio necesario para mantener la ley y el orden' al tratar con partidarios de la oposición, recuerda.

"Las autoridades de Zambia deben comprometerse a respetar, proteger y garantizar el pleno respeto de los Derechos Humanos antes, durante y después de las elecciones del 12 de agosto. El Gobierno también debe poner fin a la impunidad por las violaciones en el pasado", ha insistido Muchena.

"Hay pruebas de que altos funcionarios del Gobierno alimentaron la violencia en Zambia durante los últimos cinco años por parte de la Policía. Cualquier persona sospechosa de ser responsable de violaciones de Derechos Humanos debe comparecer ante la Justicia en juicios justos", subraya.

Para finalizar, Amnistía ha solicitado a las autoridades que "pongan fin de inmediato a la represión de los derechos fundamentales, así como a "todas las restricciones ilegales sobre las libertades en Zambia" y permita a sus ciudadanos "recibir y difundir libremente información independiente" y a disentir de manera pacífica.