Publicado 04/08/2020 17:40CET

Zimbabue.- Mnangagwa promete "purgar" a los opositores y les tilda de "manzanas podridas" tras las protestas en Zimbabue

Zimbabue.- Mnangagwa promete "purgar" a los opositores y les tilda de "manzanas
Zimbabue.- Mnangagwa promete "purgar" a los opositores y les tilda de "manzanas - 2019 GETTY IMAGES / TAFADZWA UFUMELI - Archivo

MADRID, 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha prometido "purgar" a los opositores, a los que ha descrito como "manzanas podridas", ante el incremento de las protestas y el malestar en el país por la creciente crisis económica, empeorada por la pandemia de coronavirus.

"Las manzanas podridas que han intentado dividir a nuestro pueblo y debilitar nuestro sistema serán purgadas, dado que el bien debe triunfar sobre el mal", ha manifestado, antes de pedir a la población "trabajar juntos hacia un bien común" y "tratarse con honestidad y amor".

"Superaremos los intentos de desestabilización de nuestra sociedad por parte de zimbabuenses deshonestos que actúan en coordinación con detractores extranjeros", ha señalado el mandatario, tal y como ha recogido el diario zimbabuense 'The Chronicle'.

Así, Mnangagwa ha reconocido que "los progresos se han ralentizado", si bien ha incidido en que "se lograrán los objetivos". "Superaremos y derrotaremos el ataque y detendremos el sangrado de nuestra economía", ha manifestado, antes de criticar las sanciones "ilegales" aplicadas contra el país.

"Sin duda, mi Administración ha hecho frente a muchos obstáculos y ataques desde que asumió el poder, incluidas políticas divisivas por parte de algunos elementos opositores, las sanciones económicas ilegales, los ciclones, sequías y la pandemia mortal de COVID-19", ha argüido.

En este sentido, ha cargado contra las "fuerzas oscuras de dentro y fuera de las fronteras" y ha resaltado que son las que han provocado "un retraso en el crecimiento y la prosperidad". "Han prosperado al dividirnos para que no abracemos el llamamiento del patriotismo, el trabajo, la transparencia, la rendición de cuentas, el amor, la unidad y la paz", ha añadido.

"Ahora es el momento de aprovechar las oportunidades que tenemos ante nosotros con optimismo y determinación para transformar y modernizar nuestra sociedad. La puerta a la antigua forma de hacer las cosas se ha cerrado, la vía de la corrupción está cerrada", ha defendido.

En este sentido, ha hecho hincapié en la necesidad de lograr avances económicos a través de "reformas relacionadas con la apertura de la economía" y luchar contra la corrupción de cara a poner en marcha "una elaborada agenda de reformas, reestructuración y reconstrucción para lograr la visión 2030".

Las palabras de Mnangagwa han llegado tras la detención de varias decenas de manifestantes y opositores tras una convocatoria de protestas el viernes, reprimida por las autoridades a través de un gran despliegue de las fuerzas de seguridad para impedir su celebración.

CRÍTICAS DE LA ONU Y EEUU

Naciones Unidas a finales de julio que las autoridades de Zimbabue podrían estar empleando la epidemia de coronavirus como un "pretexto para reprimir la libertad de expresión y las libertades de reunión y asociación pacíficas" en el país.

Entre los detenidos figuran destacados opositores y periodistas, incluido Hopewell Chin'ono, un periodista zimbabuense que denunció un grave caso de corrupción en el Ministerio de Sanidad que derivó en el cese y arresto del titular de la cartera, Obadiah Moyo.

La crisis en el país ha provocado además un deterioro de las relaciones con Estados Unidos, después de que el partido gubernamental, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF), tildara de "matón" al embajador del país norteamericano, Brian Nichols, y amenazara con expulsarle del país.

El portavoz del ZANU-PF, Patrick Chinamasa, acusó la semana pasada a Nichols de interferir en los asuntos internos del país africano y dijo que el embajador y "un grupo de gángsters" deberían "dejar de movilizar y financiar disturbios". Asimismo, acusó al embajador de "coordinar la violencia y entrenar a la insurgencia".

En respuesta, Estados Unidos convocó al embajador zimbabuense en el país, Innocent Mutembwa, para dar explicaciones, tal y como confirmó el vicesecretario de Estado de Estados Unidos para Asuntos Africanos, Tibor Nagy.