Zimbabue.- Zimbabue tilda de "farsa" y "arbitrariedad" las sanciones de EEUU contra su ministro de Seguridad

Publicado 28/10/2019 15:31:02CET

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Zimbabue ha tildado este lunes de "farsa" y "arbitrariedad" la decisión de Estados Unidos de imponer sanciones contra el ministro de Seguridad del país, Owen Ncube, por estar presuntamente vinculado en "violaciones graves de los Derechos Humanos".

El secretario de Estado del país norteamericano indicó el viernes que "el Departamento tiene información creíble de que Owen Ncube estuvo involucrado en graves violaciones de los Derechos Humanos en su calidad de ministro de Seguridad de Zimbabue".

Asimismo, aseguró que Washington "está extremadamente preocupado por el uso del Gobierno de Zimbabue de la violencia sancionada por el estado contra manifestantes pacíficos y la sociedad civil, así como contra líderes sindicales y miembros de los líderes de la oposición".

"Instamos al Gobierno a detener la violencia, investigar a los responsables de las violaciones y abusos de los Derechos Humanos en Zimbabue", manifestó Pompeo en el comunicado.

En respuesta, el ministro de Información zimbabuense, Nick Mangwana, ha dicho que "estas llamadas 'listas' se han convertido en una farsa y una forma de justicia arbitraria hegemónica", según ha informado el diario local 'The Herald'.

"Estados Unidos se describe como un país justo, pero todo lo que hemos visto relacionado con el asunto de las sanciones no ha sido más que arrogancia obstinada", ha criticado.

En este sentido, ha cargado duramente además contra la decisión de Washington de anunciar las sanciones horas después de que en Zimbabue se celebrara una marcha convocada por el Gobierno para denunciar precisamente las sanciones de Washington y la Unión Europea (UE) contra el país.

"Las buenas noticias en todo esto es que África ha hablado con una voz firme y enfática sobre este asunto por primera vez. Ninguna cantidad de cínica mezquindad puede amortiguar eso", ha remachado, citando el apoyo de la Comunidad de Desarrollo del Sur de África (SADC).

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, afirmó el mismo viernes que las sanciones "son como un cáncer" y denunció que estas sanciones "han perpetuado el ciclo de pobreza" en el país.

Durante su discurso, sostuvo que las sanciones están teniendo "un impacto devastador directo e indirecto en la región". "Todas las partes de nuestro país se han visto afectadas por estas sanciones como un cáncer", señaló.

Así, indicó que "se sabe muy bien que las sanciones no son inteligentes ni están dirigidas" contra personas concretas. "Muchos entre nuestra gente han perdido desde hace años a sus seres queridos en hospitales a causa del impacto de las sanciones sobre nuestro sistema sanitario", denunció.

Por último, destacó que el país "ha abierto el espacio político y económico" desde su llegada al poder en diciembre de 2017 y aplaudió a la UE por "empezar a retirar de forma gradual las sanciones".

CRISIS ECONÓMICA

La protesta del viernes no fue secundada por la oposición, que acusa al Gobierno de Harare de estar ocultando los errores de su gestión, en un país con una grave crisis económica con escasez de suministros clave en varios sectores y con apagones que llegan a prolongarse hasta 18 horas en un solo día.

Desde que se hizo con el poder gracias a un golpe de Estado militar que desalojó en 2017 al anterior mandatario, Robert Mugabe, Mnangagwa ha estado intentando reactivar la economía en un momento en el que el país está sufriendo la mayor crisis de la última década, con frecuentes cortes del suministro eléctrico y escasez de combustible, divisas y medicinas.

El presidente, como en su día hizo Mugabe, culpa a las sanciones impuestas por Estados Unidos y por la Unión Europea desde hace dos décadas de haber provocado los problemas económicos que sufre el país africano.

Estados Unidos y la Unión Europea han impuesto desde 2001 sanciones financieras y restricciones de viaje a altos cargos del régimen zimbabuense y del partido gubernamental ZANU-PF por la supuesta comisión de abusos de los Derechos Humanos y fraude electoral. El Gobierno mantiene que estas sanciones son la respuesta occidental a la expropiación de terrenos propiedad de agricultores blancos.

Las sanciones prohíben a los altos cargos de Estados Unidos en el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) que voten a favor de nuevos préstamos para el país africano o de medidas para reducir su elevada deuda.

En marzo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aprobó una prórroga de un año de las sanciones contra 141 personas y entidades de Zimbabue, incluido Mnangagwa.

Para leer más