Actualizado 03/10/2015 16:17 CET

100 millones de mayores vivirán en las Américas en 10 años

GINEBRA/WASHINGTON, 3 Oct. (Notimérica) -

   Las Américas es una de las regiones del mundo más envejecida. En 2006, había 50 millones de adultos mayores, cifra que se estima se duplicará para 2025 (por lo que alcanzaría los 100 millones), y volverá a hacerlo para 2050, cuando una de cada 4 personas tendrá más de 60 años (en el mundo serán 1 de cada 5).

   Son estimaciones de un nuevo informe publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con motivo del Día Internacional de las Personas de Edad celebrado el pasado 1 de octubre.

   El informe destaca que la gente vive durante más años y actualmente, una persona de 60 años puede esperar vivir hasta los 81, es decir 21 años más. Y es que en las últimas cinco décadas se han ganado en promedio más de 20 años de esperanza de vida.

   En el caso de las Américas, más del 80% de las personas que nazcan hoy vivirán 60 años, y el 42% de ellos pasará de los 80. Así, en 2025, habrá aproximadamente 15 millones de personas de más de 80 años en la región.

   Actualmente, el país con la población más envejecida de la región de las Américas es Canadá. Sin embargo, proyecciones basadas en datos de la División de Población de las Naciones Unidas indican que en menos de una década, países como Cuba, Barbados y Martinica superarán a Canadá.

CAMBIO SOCIAL RADICAL

   "Envejecer y las personas mayores no son un problema, pero sí lo es la pérdida de 10 años de vida saludable como resultado de que nuestros sistemas de salud y de seguridad social no están preparados para proveer una vida independiente y cuidados de largo plazo a quienes lo necesitan", ha destacado la directora de la Organización Panamericana de Salud (OPS), Carissa F. Etienne.

   "Para que las personas mayores alcancen y tengan una vida plenamente funcional, no solo necesitan combatir las enfermedades, sino vivir en ambientes que faciliten el desarrollo de todo su potencial", agregó durante el lanzamiento del reporte en un evento paralelo al 54° Consejo Directivo de la OPS, en Washington DC.

   El informe de la OMS destaca que con los avances en la medicina ayudando a más personas a vivir vidas más largas, se espera que el número de personas mayores de 60 se duplique para 2050 en el mundo lo que requerirá de "un cambio social radical".

   "Hoy, más personas, incluso en los países más pobres, están viviendo vidas más largas", dijo la doctora Margaret Chan, directora general de la OMS. "Pero esto no es suficiente. Necesitamos asegurar que estos años adicionales de vida sean saludables, significativos y dignos. Alcanzar esto no solo será bueno para las personas mayores sino para toda la sociedad", aseveró.

   Contrariamente a las suposiciones generalizadas, el informe concluye que hay muy poca evidencia de que los años adicionales de vida se están traduciendo en mejor salud, como fue el caso de las generaciones anteriores a la misma edad. "Lamentablemente todavía los 70 no parecen ser los nuevos 60", manifestó el doctor John Beard, director del Departamento de Envejecimiento y Ciclo de Vida de la OMS. "Pero podría ser. Y debe ser", apostilló.

   Mientras que algunas personas mayores pueden de hecho estar experimentando tanto vidas más largas como más saludables, estas personas pertenecen probablemente a los segmentos más favorecidos de la sociedad. "Las personas procedentes de entornos desfavorecidos, los de los países más pobres, quienes tienen menos oportunidades y recursos disponibles en la tercera edad, también son propensos a tener peor salud y más necesidades", señaló Beard.

   El informe hace por ello hincapié en que los gobiernos deben garantizar políticas que permitan a las personas mayores seguir participando en la sociedad y que eviten reforzar las inequidades que a menudo sustentan la mala salud en la edad avanzada.

RECHAZO A LOS ESTEREOTIPOS

   El informe rechaza también el estereotipo de las personas mayores como frágiles y dependientes, y dice que a menudo, muchas de las contribuciones que las personas mayores hacen se pasan por alto, mientras que las demandas que el envejecimiento de la población va a colocar en la sociedad son, con frecuencia, excesivas o exageradas.

   También hace hincapié en que, si bien algunas personas mayores requerirán atención y apoyo, en general la población de edad es muy diversa y hace múltiples contribuciones a las familias, las comunidades y la sociedad en general.

   Al respecto cita una investigación que sugiere que estas contribuciones son muy superiores a las inversiones que podrían ser necesarias para proporcionar los servicios de salud, la atención a largo plazo y la seguridad social que estas personas requieren. Y añade que las políticas tienen que pasar "de un énfasis en el control de costos, a un mayor enfoque en capacitar a los adultos mayores a hacer las cosas que son importantes para ellos".

   Esto expone será especialmente importante para las mujeres, quienes constituyen la mayoría de las personas mayores y que proporcionan gran parte de la atención familiar para aquellos que ya no pueden cuidar de sí mismos.

   "Al mirar hacia el futuro, tenemos que apreciar la importancia del envejecimiento en las vidas de las mujeres, en particular en los países más pobres", manifestó la doctora Flavia Bustreo, subdirectora general de Salud de la Familia, la Mujer y los Niños de la OMS. "Y tenemos que pensar mucho más sobre cómo podemos asegurar la salud de la mujer a lo largo de la vida", apuntó.

TREAS ÁREAS CLAVES PARA EL CAMBIO

   El informe destaca tres áreas "clave" para la acción, que requerirán un "cambio fundamental" en la forma en que la sociedad piensa el envejecimiento y a las personas mayores. Estas acciones pueden dar a las personas mayores de hoy y de mañana la capacidad de inventar nuevas formas de vivir.

   La primera consiste en hacer los lugares en los que vivimos mucho más amigables para ellas. Buenos ejemplos dice se pueden encontrar en la Red Global de Ciudades y Comunidades Amigas de los Mayores que cuenta actualmente con más de 280 miembros en 33 países.

   Estos van desde un proyecto de mejora de la seguridad de las personas mayores en los barrios pobres de Nueva Delhi a espacios que abordan el aislamiento social y la soledad en Australia e Irlanda.

   Realinear los sistemas de salud a las necesidades de las personas mayores también será "crucial". Para ello será necesario un cambio en los sistemas que están diseñados alrededor de la curación de enfermedades, a sistemas que pueden proporcionar atención continua de las condiciones crónicas que son más frecuentes en la edad avanzada.

   Las iniciativas que ya han dado buenos resultados se pueden ampliar e introducir en otros países. Los ejemplos incluyen el establecimiento de equipos integrados por diferentes especialistas como fisioterapeutas, psicólogos, nutricionistas, terapeutas ocupacionales, médicos y enfermeras en Brasil, y el intercambio de historias clínicas informatizadas entre centros de salud en Canadá.

   Los gobiernos también necesitan desarrollar sistemas de atención de largo plazo que pueden reducir el uso inadecuado de los servicios de salud y garantizar que las personas vivan sus últimos años con dignidad, señala el informe.

   Destaca además que las familias necesitan apoyo para brindar atención, liberando a las mujeres, que a menudo son los principales cuidadores de los miembros mayores de la familia, para que puedan jugar un papel más amplio en la sociedad.

   Incluso estrategias simples como apoyo por Internet para los cuidadores familiares en los Países Bajos o el apoyo a las asociaciones de personas mayores que proporcionan apoyo entre pares en Viet Nam son una gran promesa, concluye el informe.