13 de mayo: Día de la Abolición de la Esclavitud en Brasil, ¿cómo está el país 131 años después?

Publicado 13/05/2019 0:59:50CET
REUTERS / PAULO SANTOS - Archivo

   BRASILIA, 13 May. (Notimérica) -

   Hace apenas 131 años, en un día como hoy, la princesa Isabel firmaba la Ley Aurea, una ley que daba la tan soñada libertad a los negros esclavos de Brasil. Lo que en su momento pareció la liberación de una raza marcada por el color de su piel, resultó ser un acto simbólico de libertad.

   Antes de que se firmara la Ley Aurea, los primeros abolicionistas brasileños crearon la Ley del 'Vientre Libre', promulgada el 28 de septiembre de 1871, por el Vizconde de Rio Branco. Tal ley, daba la libertad a los hijos de los esclavos nacidos a partir de la fecha, aunque los pequeños estuviesen tutelados por sus dueños hasta cumplir los 21 años.

   Años después, otros dos abolicionistas, Joaquim Nabuco y José Patrocínio crean la Sociedad Brasileña contra la Esclavitud con el fin de realizar una campaña para presionar la opinión pública en la que participarían abogados, periodistas, la Iglesia Positivista de Brasil, intelectuales, además del abogado y ex esclavo Luis Gama.

   Cinco años después, en 1885, se crea la 'Ley Sexagenarios' que daba la libertad a los esclavos con más de 60 años, pero fue solamente en un 13 de mayo de 1888 que el Gobierno Imperial declaró la abolición de la esclavitud de las manos de la Princesa Isabel, es por ello que en el país se celebra el Día de la Abolición de la Esclavitud.

   A los ojos de la ley todos eran igualmente libres, pero la ley no había contemplado la marginalidad a la que esta gente estaría expuesta. De no tener libertad, pasaron a no tener derechos, siendo así relegados a la esclavitud social.

TODOS IGUALES Y TODOS DIFERENTES

   Los años enseñaron que los negros eran tan humanos como los demás, enseñó que tenían derechos al voto, a una vivienda digna, a un trabajo con remuneración y, actualmente, la lucha sigue y alguna que otra vez el Gobierno brasileño busca soluciones para recuperar y dar los derechos que les fueron robados desde hace mucho.

   Brasil, tan enorme y tan diverso, aún es el palco de los diferentes tipos de esclavitud presente en las industrias y en el campo. Las noticias en los periódicos brasileños lo revelan.

   Por otro lado, la violencia del racismo está en la calle cuando los negros son marginados y fácilmente relacionados con el crimen, o estigmatizados y ofendidos en particular o en público como hace años cuando al jugador de fútbol Dani Alves le tiraron un plátano durante un partido.

Para leer más