20 de septiembre: Día del Caballo en Argentina, ¿por qué se celebra en esta fecha?

Portada de caballo
NOTIMÉRICA
Actualizado 20/09/2018 9:19:14 CET

   BUENOS AIRES, 20 Sep. (Notimérica) -

   Ellos han participado en luchas por la Independencia de Argentina, han aportado mucho en la actividad agropecuaria y tienen una gran destreza en el campo deportivo, es por ello que es necesario reconocer a los caballos. Hoy es su día en Argentina, como cada 20 de septiembre, se celebra el Día Nacional del Caballo.

   Este día se realiza para "celebrar la presencia y relevancia con que el caballo acompañó a la organización histórica, económica y deportiva de la República Argentina".

   Esta misma fecha, recuerda la llegada del Sr. Aimé Félix Tschiffely a la ciudad de Nueva York, con sus equinos de raza criolla de nombres "Mancha" y "Gato".

   Todo empezó cuando este ciudadano de origen suizo pidió una entrevista en el diario 'La Nación', con el entonces director de la sección ganadera, el veterinario, escultor y jinete Octavio Peró. De inmediato, y adhiriéndose a la idea, Peró lo pone al habla con su amigo y compañero de promoción Emilio Solanet, rescatador de la raza criolla. Este le regaló al jinete un criollo overo rosado, de 15 años de edad, de nombre "Mancha" y un criollo bayo gateado, de 16 años de edad y de nombre "Gato".

   El jinete suizo realizó un intenso itinerario en el que logró recorrer la distancia que separa Buenos Aires de Nueva York a lomos de sus dos caballos. El recorrido, que se prolongó desde abril de 1925 hasta septiembre de 1928, le permitió demostrar la resistencia de los caballos criollos.

   En total, el suizo y su caballo Mancha --Gato tuvo que quedarse en Ciudad de México tras ser lastimado por una mula-- necesitaron tres años, cuatro meses y seis días para alcanzar su destino. La mayor parte de los diarios internacionales se hicieron eco de la noticia.

CABALLOS CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN

   "Gato" y "Mancha" eran descendientes de los mejores caballos de Europa y habían vivido de manera salvaje hasta que fueron capturados y domesticados, por lo que tenían un fuerte carácter, aunque también destacaban por su fuerza, inteligencia y resistencia.

   Los dos ejemplares criollos murieron en 1944 y 1947, con 36 y 40 años de edad. Aquellos fieles equinos, "Gato" y "Mancha", que hoy descansan en la estancia El Cardal junto a los restos del andariego profesor extranjero, son un símbolo de la entrega y fidelidad del caballos a las causas nobles que hicieron historia.

   El aventurero falleció en 1954, aunque su último viaje lo haría en 1998, cuando sus cenizas fueron trasladadas al campo se su amigo Emilio Solanet --el veterinario que le había entregado a Gato y Mancha-- en Buenos Aires.

   El día en que ambos caballos entraron en Nueva York se ha convertido en todo un hito de la hípica y de la aventura en general y por ese motivo, desde entonces, cada 20 de septiembre se celebra el Día Nacional del Caballo en Argentina.

Contador