Publicado 02/10/2015 20:40CET

35.000 elefantes y 1.000 rinocerontes mueren al año por comercio ilegal

   MADRID, 2 Oct. (Notimérica) -

   Varias organizaciones pro derechos animales han organizado una marcha global este 3 y 4 de octubre con el objetivo de dar a conocer la situación vivida por elefantes y rinocerontes, dos especies de animales que se encuentran al borde de la extinción.

   El comercio ilegal del marfil de los colmillos de elefante y el del polvo de los cuernos de rinoceronte, unido a la caza furtiva, ha provocado una crisis en África y ha hecho que desde 2005, la población de elefantes se haya reducido a la mitad.

   En el caso del rinoceronte negro, un tipo de rinoceronte, las cifras han revelado que desde 1970 se ha reducido en un 92% la presencia de esta especie en África, según ha señalado 'Share America'.

   Cada año, mueren cerca de 35.000 elefantes y 1.000 rinocerontes, según ha señalado la organización de la marcha global, que ha conseguido cerca de 4.000 dólares para la causa.

   La marcha global se llevará a cabo entre los días 3 y 4 de octubre y tendrá representación en todo el mundo, con especial relevancia en los países latinoamericanos.

   Un total de siete ciudades latinoamericanas, Buenos Aires, Córdoba, Río de Janeiro, São Paulo, Pereira, Quito y Ciudad de México, tomarán parte en esta iniciativa global.

   

   La organización destaca que "cada ocho horas, un rinoceronte es asesinado para conseguir su cuerno (...) su única esperanza de supervivencia es terminar con el comercio ilegal de cuernos y colmillos".

ELIMINACIÓN DEL TRÁFICO.

   Algunas organizaciones y particulares están llevando a cabo medidas con el objetivo de eliminar el tráfico. El periodista Bryan Christy acudió a un taxidermista con el objetivo de crear cuernos y colmillos falsos, que permitirían seguir a las grandes redes de tráfico ilegal.

   La investigación, publicada en National Geographic, muestra como los cuernos de alta tecnología son trasladados a Sudán, donde son comercializados por cantidades millonarias.

   Según ha señalado el periodista, las marchas ayudan también a dar a conocer esta situación y a concienciar a la gente para que rechace los productos fabricados en marfil o con cuernos de rinoceronte.