Acusan al jefe del Ejército de Colombia de un presunto encubrimiento de asesinatos de civiles hace más de una década

Publicado 26/05/2019 16:19:18CET
REUTERS / JOHN VIZCAINO - Archivo

   BOGOTÁ, 26 May. (Notimérica) -

   El jefe del Ejército de Colombia, el general Nicacio Martínez Espinel, fue vinculado al encubrimiento del asesinatos de civiles hace una década, revelaron nuevas pruebas sobre el tema.

   Las pruebas, en documentos proporcionados a la agencia de noticias 'The Associated Press' por una persona familiarizada con una investigación en curso sobre las ejecuciones extrajudiciales, aparecen en momentos en que Martínez Espinel enfrenta una presión creciente para que renuncie a su cargo debido a las órdenes que dio a sus soldados este año para que intensificaran los ataques.

   El Ejército colombiano fue culpado de haber cometido hasta 5.000 ejecuciones extrajudiciales en el punto álgido del conflicto armado del país a mediados de la década del 2000.

   En esa época, presuntamente los soldados fueron instados por altos comandantes a inflar el recuento de cadáveres, en algunos casos disfrazando a civiles de guerrilleros a cambio de un pago extra y otras gratificaciones.

   Esto se conoció como el escándalo de los "falsos positivos", que ha ensombrecido el historial de victorias en el campo de batalla logradas por el Ejército, respaldado por Estados Unidos.

   De acuerdo con las nuevas pruebas, el ahora comandante del Ejército realizó varios pagos a supuestos informantes, pero en realidad, el dinero habría llegado a cuentas de soldados, hoy condenados por ejecuciones extrajudiciales.

   Martínez Espinel era el segundo al mando de la 10ª Brigada en el noreste de Colombia durante los años en que los fiscales han iniciado investigaciones sobre 23 asesinatos ilegales.

   El entonces coronel, presuntamente, certificó los pagos a un informante que dio "excelentes resultados" en una supuesta operación de combate en la que murieron una civil indígena y una niña de 13 años.

   Posteriormente, un tribunal condenó a dos soldados por raptarlos de su casa, asesinarlos y ponerles armas en sus cuerpos para que parecieran ser rebeldes.

   En la época en que se difundió el informe, Martínez Espinel dijo que no tenía "ni idea" de si había realizado los pagos. "Dios y mis subalternos son los que saben cómo hemos actuado", afirmó.

   El diario estadounidense 'The New York Times', informó recientemente que Martínez Espinel ordenó a sus soldados que duplicaran el número de guerrilleros izquierdistas y criminales a los que matan, capturan u obligan a rendirse en combate.

Para leer más