Los agujeros negros impiden la formación de estrellas en galaxias enanas

Agujeros negros impiden la formación de estrellas en galaxias enanas
UNIVERSIDAD DE PORTSMOUTH
Publicado 10/01/2018 15:23:47CET

   MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS/Notimérica) -

   Científicos han resuelto un misterio cósmico al encontrar evidencia de que los agujeros negros supermasivos impiden la formación de estrellas en algunas galaxias más pequeñas.

   Estos agujeros negros gigantes son más de un millón de veces más masivos que el Sol y se sientan en el centro de las galaxias enviando fuertes vientos que apagan el proceso de fabricación de estrellas. Los astrónomos previamente pensaron que no tenían ninguna influencia en la formación de estrellas en galaxias enanas, pero un nuevo estudio de la Universidad de Portsmouth ha demostrado su papel en el proceso.

   Los resultados, presentados en una reunión de la American Astronomical Society, son particularmente importantes porque las galaxias enanas (las compuestas por hasta 100 millones a varios miles de millones de estrellas) son mucho más numerosas que los sistemas más grandes y lo que ocurre en ellas es probable que proporcionen una imagen más típica de la evolución de las galaxias.

   "Las galaxias enanas superan en número a las galaxias más grandes, como la Vía Láctea, 50 a 1", dice la investigadora principal, la doctora Samantha Penny, del Instituto de Cosmología y Gravitación de la Universidad. "Entonces, si queremos contar la historia completa de las galaxias, debemos comprender cómo funcionan los sistemas enanos".

   En cualquier galaxia, las estrellas nacen cuando las nubes de gas colapsan bajo la fuerza de su propia gravedad. Pero las estrellas no siguen naciendo para siempre, en algún punto la formación de estrellas en una galaxia se apaga. La razón de esto difiere en diferentes galaxias, pero a veces un agujero negro supermasivo es el culpable.

   Los agujeros negros supermasivos pueden regular la capacidad de la galaxia anfitriona de formar nuevas estrellas a través de un proceso de calentamiento. El agujero negro impulsa la energía a través de fuertes vientos. Cuando este viento golpea las nubes moleculares gigantes en las que se formaron las estrellas, calienta el gas, evitando su colapso en nuevas estrellas.

   Investigaciones anteriores han demostrado que este proceso puede prevenir la formación de estrellas en galaxias más grandes que contienen cientos de miles de millones de estrellas, pero se cree que un proceso diferente podría ser responsable de que las galaxias enanas dejen de producir estrellas. Los científicos pensaban anteriormente que las galaxias más grandes podrían haber estado interactuando gravitacionalmente con los sistemas enanos y retirando el gas que hace las estrellas.

   Los datos, sin embargo, mostraron a los investigadores que las galaxias enanas bajo observación aún estaban acumulando gas que debería reiniciar la formación de estrellas en una galaxia roja y muerta, pero no lo estaba. Esto llevó al equipo al descubrimiento del agujero negro supermasivo.

   "Nuestros resultados son importantes para la astronomía porque pueden afectar la forma en que entendemos la evolución de las galaxias --afirma Penny--. No se pensó que los agujeros negros supermasivos influyeran en los sistemas enanos, pero hemos demostrado que no es así. la influencia en la investigación futura como simulaciones de formación de galaxias generalmente no incluye el efecto de calentamiento de los agujeros negros supermasivos en galaxias de baja masa, incluidos los sistemas enanos que hemos examinado en este trabajo".

   El equipo de científicos internacionales utilizó datos del Sloan Digital Sky Survey (SDSS), que tiene un telescopio con sede en Nuevo México, para hacer sus observaciones. Utilizando SDSS Mapping Nearby Galaxies en Apache Point Observatory (MaNGA), pudieron mapear los procesos que actúan sobre las galaxias enanas a través del gas calentado de los sistemas estelares, que podrían ser detectados.

   El gas calentado reveló la presencia de un agujero negro supermasivo central, o núcleo galáctico activo (AGN), y a través de MaNGA el equipo pudo observar el efecto que el AGN tenía en sus galaxias enanas anfitrionas.