¿Está el Amazonas en riesgo con Bolsonaro?

Actualizado 21/04/2019 9:04:27 CET
¿Está El Amazonas En Riesgo Con Bolsonaro?, 4 Razones Que Demuestran El Peligro En El Que Se Encuentra
NOTIMÉRICA
 

   BRASILIA, 20 Abr. (Notimérica) -

   La región influenciada por el río Amazonas constituye el bosque tropical más grande de todo el planeta, y en consecuencia el mayor y principal generador de oxígeno hacia la atmósfera. Este río está considerado como el más caudaloso de todo el mundo y solo es superado en longitud por el río Nilo.

   La biodiversidad de la región que rodea al Amazonas se cataloga como la de mayor envergadura en todo el mundo, con un recuento de especies animales y vegetales que podría superar la descrita para los océanos. Así, el Amazonas se define como un componente fundamental de la biosfera que no puede ser comparado con ningún otro ecosistema conocido.

   Con la llegada al poder del ultraderechista Jair Bolsonaro, que ganó las elecciones el pasado 2018 a su adversario Fernando Haddad, el frágil equilibrio de este ecosistema podría estar en peligro.

   Durante su campaña electoral, el actual mandatario aseguró que no demarcaría "ni un centímetro más" de reservas indígenas en el Amazonas y calificó de "zoológico humano" las ya existentes. Además, durante noviembre, su primer mes de mandato, la superficie de selva destruida fue un 400% superior respecto al mismo mes del año anterior y en diciembre aumentó un 37% interanual.

   El presidente de Brasil no "cree" en el cambio climático y quiere tomar "catastróficas" medidas que de ser llevadas a cabo, dejarían más vulnerable al conocido como 'pulmón del mundo'.

   De llevarse a cabo las políticas anunciadas durante la campaña electoral por el hoy presidente de Brasil, la reserva amazónica peligraría por estos 4 aspectos:

   1. DUPLICAR LA EXPORTACIÓN DE SOJA

   Brasil es el principal exportador de soja del mundo, superando a Estados Unidos en el año 2018. Pero parece que esto no es suficiente para el presidente, pues su intención es duplicar la producción durante los siguientes 10 años.

   Actualmente, Brasil utiliza más de dos millones de kilómetros cuadrados para el cultivo de soja, alrededor del 30% del territorio amazónico. Para alcanzar el nivel de producción deseado serían necesarias entre 70 y 75 hectáreas más, un terreno que se ganaría con la deforestación.

DEFORESTACIÓN

   2. PLANIFICACIÓN FAMILIAR CONTRA EL CALENTAMIENTO GLOBAL

   Según recoge el portal 'Ecoosfera', Bolsonaro afirmó que la causa de la deforestación en la Amazonia no es la tala excesiva, sino el aumento de población.

   Sus palabras fueron: "No vas a cultivar soja en la terraza de tu edificio o criar ganado en el jardín. Así que debemos tener una política de planificación familiar. Así comenzarás a reducir la presión sobre esos problemas que llevan, en mi opinión, al calentamiento global, que podría ser el fin de la especie humana".

INDÍGENAS AMAZONAS

   3. ABANDONAR EL ACUERDO DE PARÍS

   El compromiso que muchas naciones asumieron durante el Acuerdo de París en 2015 para reducir las emisiones de carbono antes de 2030 podría estar en riesgo. El pasado 2017 fue Estados Unidos quien abandonó dicho acuerdo y, siguiendo su ejemplo, Bolsonaro planea hacer lo mismo con Brasil.

   Lo cierto es que sus declaraciones son contradictorias puesto que, aunque en el momento en que Estados Unidos abandonó el Acuerdo de París 2015 felicitó a Donald Trump asegurando que "si fuera bueno para ellos no lo hubieran abandonado", afirmó también que Brasil solo respetaría el Acuerdo si se aseguraba de que este no significaría ceder la soberanía a las naciones indígenas ni la jurisdicción internacional sobre la Amazonia.

   4. LA INDUSTRIALIZACIÓN DE LA AMAZONIA ACELERARÍA EL CALENTAMIENTO GLOBAL

   Según numerosos científicos, la función que tiene la región del Amazonas es fundamental para mantener la temperatura del planeta, por lo que la tala de árboles e industrialización de esta zona selvática provocaría un calentamiento acelerado.

   De acuerdo con la World Wildlife Found (WWF), una quinta parte de la selva ha desaparecido en tan solo 50 años y de Bolsonaro durante el año pasado se perdieron casi 5.000 kilómetros cuadrados de selva. Bajo el mandato, esta situación podría empeorar, sobre todo si se lleva a cabo su ambicioso proyecto de abrir una carretera a través del Amazonas y concesionar nuevos proyectos de explotación.