Publicado 05/07/2024 14:17

AM.El Vaticano excomulga al exnuncio en Estados Unidos Carlo Maria Viganò tras declararlo culpable de un delito de cisma

Archivo - 01 January 2023, Vatican, Vatican City: People stand in front of St. Peter's Basilica in St. Peter's Square after the death of Pope Emeritus Benedict XVI. Photo: Michael Kappeler/dpa
Archivo - 01 January 2023, Vatican, Vatican City: People stand in front of St. Peter's Basilica in St. Peter's Square after the death of Pope Emeritus Benedict XVI. Photo: Michael Kappeler/dpa - Michael Kappeler/dpa - Archivo

ROMA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Vaticano ha excomulgado al exnuncio en Estados Unidos, el arzobispo italiano Carlo Maria Viganò, tras declararlo culpable de un delito de cisma

La sentencia del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, hecha pública este viernes 5 de julio, se produce tras la conclusión del proceso penal extrajudicial que se ha seguido contra el arzobispo y cuya última reunión se produjo este jueves.

"Son conocidas sus declaraciones públicas, de las que se desprende su negativa a reconocer y someterse al Sumo Pontífice, de la comunión con los miembros de la Iglesia sometida a él y de la legitimidad y autoridad magisterial del Concilio Ecuménico Vaticano II", señala el Vaticano en un comunicado.

En este sentido, subraya que al término del proceso penal, monseñor Carlo Maria Viganò "fue declarado culpable del delito reservado de cisma". La decisión ya ha sido comunicada a Viganò, que insiste en considerar ilegítimo el Concilio Vaticano II y ha optado por cortar la comunión con la Iglesia y el Papa.

Viganò ya avanzó el pasado 25 de junoi que no tenía intención de cooperar en el proceso por cisma. "No reconozco la autoridad del Papa", ha aseveró el prelado, uno de los hombres de la Iglesia más críticos con el Papa, para el que llegó a pedir su renuncia.

Así se expresó en un comunicado publicado por el medio 'LifeSite News' y que posteriormente colgó él mismo en su cuenta de la red social X, en el que ha asegurado que "no reconoce la autoridad del dicasterio ni de su prefecto ni del Papa Francisco, que lo nombró".

"No tengo intención de someterme a un juicio espectáculo en el que quienes se supone que deben juzgarme imparcialmente para defender la ortodoxia católica son al mismo tiempo aquellos a quienes acuso de herejía, traición y abuso de poder", añadió.

En su declaración, el arzobispo Viganò aseguraba que no se presentó en la sede del dicasterio en el Vaticano el 20 de junio cuando se hizo público por primera vez que había sido encausado por el Vaticano acusado del delito cisma. "No tengo intención de ir al Santo Oficio el 28 de junio, y no he entregado ninguna declaración o documento en mi defensa al Dicasterio, cuya autoridad no reconozco, ni reconozco la autoridad de su prefecto, ni reconozco la autoridad de quien lo nombró", señaló.

Viganò se refería en su escrito al prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, el cardenal Víctor Manuel Fernández y, al hablar de "quien lo nombró", aludía al Papa Francisco.

El dicasterio le envió un decreto el pasado 11 de junio, firmado por el secretario (máximo responsable) de la sección disciplinaria, John Kennedy, citando al arzobispo italiano a presentarse en la sede del organismo vaticano el 20 de junio, a las 15:30 horas, para que tomase "conocimiento de las acusaciones y pruebas relativas al delito de cisma del que ha sido acusado", según el documento hecho público por el propio Viganò.

Además, el Vaticano especificaba que ese delito implicaba "declaraciones públicas que se traducen en la negación de los elementos necesarios para mantener la comunión con la Iglesia católica: negación de la legitimidad del Papa Francisco, ruptura de la comunión con él y rechazo del Concilio Vaticano II".

El decreto advertía además de que a falta de comparecencia o de defensa escrita, que debía ser remitida a este Dicasterio antes del 28 de junio de 2024, sería juzgado en rebeldía.

Viganò manifestaba también que "la iglesia de Bergoglio no es la Iglesia católica, sino esa 'iglesia conciliar' nacida del Concilio Vaticano II y recientemente rebautizada con el no menos herético nombre de 'iglesia sinodal'". "Si es de esta 'iglesia' de la que se me declara separado por cisma, será para mí motivo de honor y orgullo", concluía.

Contador