Un año de la Jurisdicción Especial para la Paz de Colombia, ¿ha cumplido sus funciones y objetivos?

Publicado 16/01/2019 20:57:33CET
Reuters - Archivo

   BOGOTÁ, 16 Ene. (Notimérica) -

   La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), también conocida como Justicia Especial para la Paz, fue creada como un mecanismo de justicia transicional tras la firma del Acuerdo de Paz entre el Gobierno de Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). A través de este órgano, se investiga y se juzga a los integrantes de las extintas FARC, así como a los miembros de la Fuerza Pública y a otras terceras personas que formaran parte del conflicto armado colombiano.

   La JEP forma parte del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, vigente en Colombia desde marzo de 2017 --tras su aprobación por el Senado-- con el objetivo de tratar los delitos cometidos durante el conflicto armado hasta la firma de los también conocidos como Acuerdos de La Habana, firmados el 24 de noviembre de 2016.

   El fin último de esta institución es hacer justicia, reparar a las víctimas, buscar la verdad y evitar que se repitan los hechos de violencia que dejaron más de ocho millones de víctimas durante medio siglo de conflicto. A modo conmemorativo y como un ejercicio de transparencia, la Jurisdicción ha realizado este miércoles un balance de lo sucedido a lo largo del año 2018, así como de los retos que asumirá para este 2019.

   Tal y como recoge 'El Espectador', la noticia sobre el JEP más importante del 2018 ha sido la apertura de cinco casos sobre los hechos más graves y representativos del conflicto: el primero de ellos agrupa los secuestros por parte de las FARC; el segundo, los delitos por la situación de Tumaco, Ricaurte y Barbacoas, en Nariño; el tercero, las ejecuciones extrajudiciales; el cuarto prioriza la situación en Urabá y el quinto reúne los casos de violencia en el norte del Cauca. Hasta ahora la JEP se han reportado alrededor de 800.000 víctimas, recoge el diario, que señala que 700.000 pertenecen al cuarto caso, la situación en Urabá.

   El diario indica que hasta el momento se han recopilado los datos de las víctimas, los implicados, los departamentos afectados, las sentencias y los procesos judiciales. El gran número de comparecientes comprometidos con este institución favorece el transcurso de los hechos. Son 11.675 personas las que están dispuestas a comparecer ante la JEP, siendo de estas 9.687 integrantes de FARC; 1.938 de la Fuerza Pública, 38 son agentes de la Fuerza Pública y 12 por protesta social.

   Los retos a los que se enfrenta de cara a 2019 están principalmente enfocados en la integralidad con las otras entidades del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, como la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Desaparecidos, que se pondrá en funcionamiento este año. Asimismo, se pretende que la JEP pueda llegar hasta otros territorios más alejados, pero igualmente castigados, por el conflicto. Del mismo modo, está previsto que se resuelvan los casos de los los exjefes guerrilleros 'Jesús Santrich' y Hernán Darío Velásquez, el 'Paisa'.

Para leer más