Aparecen nuevos detalles sobre las fiestas sexuales organizadas por "La Madame" en el Caribe colombiano

Nuevos detalles acerca de las fiestas sexuales de "La Madame"
TWITTER
Publicado 06/08/2018 18:20:21CET

   BOGOTÁ, 6 Ago. (Notimérica) -

   Liliana del Carmen Campos Puello, más conocida como "La Madame", es considerada ya la mayor proxeneta de Cartegena (México). Llegó a tener en su poder hasta 250 víctimas, muchas de ellas adolescentes, y la pasada semana fue enviada a prisión preventiva por los delitos de trata de personas e inducción a la prostitución. Ahora se han conocido nuevos detalles sobre las fiestas sexuales que organizaba en el Caribe colombiano.

   Durante la audiencia, la jueza explicó que aunque la prostitución no es un oficio penalizado en Colombia, sí lo es cuando es con fines de explotación y cuando existe el agravante de contar con la participación de menores de edad.

   Según los últimos datos conocidos, "La Madame" utilizaba dos casas en Cartagena en las que alquilaba habitaciones a chicas sin recursos procedentes de otras ciudades del país. Después, les hacía trabajar en fiestas sexuales, generalmente en yates y con hombres extranjeros o empresarios, por las que les pagaba una media de 200 dólares a cada una.

    Sandra, una de las jóvenes que trabajó para la proxeneta, relató en una entrevista para 'Noticias RCN' cómo eran estas fiestas. "Entonces sí, se consumen drogas altas. Casi siempre se tiene un chico que es quien reparte la droga, pero yo realmente no sé más allá de dónde la saca", explicó la víctima. La fiscalía sin embargo, ha señalado a este hombre como el esposo de "La Madame", David Robles, quien aparentemente se habría encargado de vender licor y drogas en las fiestas.

   Asimismo, la joven explicó cómo contactaba con los clientes. "Casi siempre era por medio de Internet o tenían a varias personas alrededor de Cartagena que agarraban a bastantes extranjeros a los cuales les mostraban el catálogo", dijo refiriéndose a las imágenes que "La Madame" obligaba a grabar a las chicas.

   Respecto a la participación de menores, la entrevistada afirmó que durante un tiempo que trabajó con la detenida conoció a varias chicas que tenían 17 años y que participaban de las fiestas sexuales al igual que las demás.