Tras la aparición de Emiliano Sala, ¿qué sucede con el cuerpo del piloto del avión?

Piloto Sala
TWITTER / @THESPORTSMAN
Actualizado 08/02/2019 12:20:04 CET

   MADRID, 8 Feb. (Notimérica) -

   Las autoridades británicas confirmaron este jueves a última hora que el cuerpo hallado en el interior de los restos del avión rescatado en las aguas del Canal de la Mancha corresponde al del futbolista argentino Emiliano Sala, que volaba de Nantes a Cardiff cuando la aeronave desapareció en la noche del 21 de enero. Ahora la incógnita pasa por desvelar el paradero del piloto David Ibbotson, quien conducía la avioneta aquel día.

   Los submarinos que trabajaron en la búsqueda del avión aseguraron que no vieron el otro cuerpo ni dentro de la aeronave ni en los alrededores. Y todo indica que permanecerá en el fondo del mar, a 40 kilómetros de la Isla de Guernsey, ya que la Agencia de Investigación de Accidentes Aéreos (AAIB) dio por finalizada la misión de búsqueda y rescate al menos en el corto plazo.

   De hecho, Sara Ibbotson, la mujer del piloto, señaló que prefería que el cuerpo de su marido permaneciera bajo el agua, según informó el diario 'Clarín'.

   Ibbotson, de 60 años, es padre de tres hijos y, según reveló el diario 'The Sun', había publicado en Facebook que se sentía "un poco oxidado" con el ILS, el sistema de aterrizaje por instrumentos que tenía el avión en cuestión.

   Asimismo, varios especialistas advirtieron que el intento de cruzar el Canal de la Mancha con una avioneta monomotor de noche y en medio de un clima adverso no era una decisión acertada.

   Según 'Ouest France', Ibbotson había pedido al control aéreo bajar de altura poco antes de que se perdiera la señal de radio, lo que puede indicar que encontró problemas con el hielo.

   Hace unos días, la familia del piloto David Ibbotson quiso rendirle un homenaje en Crowle, la ciudad donde residía en Inglaterra, tras darse a conocer el hallazgo de la avioneta con un cuerpo en su interior.

   Entre flores y cartas los allegados y familiares de David Ibbotson, de 59 años de edad, se han reunido en la plaza de Crowle, la ciudad de Inglaterra donde residía, para rendirle homenaje. Entre las muestras de cariño ha destacado la carta que su pequeña hija le dedica.

   "Papi, las palabras no pueden describir cuánto te voy a echar de menos. Eres el mejor papá que alguien pudiese desear y siempre te amaré", reza el papel escrito a mano.

   Del mismo modo, su hermana también fue participe del homenaje y quiso dedicarle unas emotivas palabras: "Tengo tantos recuerdos de ti. Mi favorito es de cuando llegabas a casa del colegio, solías recogerme y llevarme a casa. Guardaré estos recuerdos en mi corazón para siempre. Me encantaría ver tu cara, sonriendo, otra vez. Sé que estás a salvo donde sea que estés. Rezo para que un día te vuelva a ver".

Contador