Argentina.- Desalojan a los 20 comerciantes que se resistían a dejar el Mercado de las Pulgas, clausurado en febrero

Actualizado 19/04/2006 15:01:10 CET

BUENOS AIRES, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Policía desalojó esta madrugada a los 20 comerciantes que aún continuaban atendiendo sus puestos en el llamado Mercado de las Pulgas de Dorrego, clausurado el pasado mes de febrero por las serias deficiencias en su infraestructura, que amenazaban con derrumbarse, según informó hoy miércoles el diario local 'Clarín'.

En un fuerte operativo policial que incluyó a cerca de 200 agentes, hoy a las 05.00 hora local (10.00 hora española), con la presencia de personal judicial y del ministro de la Producción de la Ciudad, Enrique Rodríguez, se logró evacuar a los 20 adultos que, con un bebé, vivían en el lugar clausurado, donde el piquetero Raúl Castells instaló hace dos días un merendero también cerrado.

El Mercado de Pulgas, que ocupa una manzana en el barrio de Colegiales, fue clausurado en enero pasado con la resistencia de los comerciantes que regentaban los puestos, donde se vendían muebles de segunda mano y baratijas. Al mes siguiente se realizó otro nuevo operativo, esta vez con disturbios, ya que numerosas personas se negaban a irse del lugar.

El comisario inspector Alberto Mario Díaz, a cargo de la operación policial, explicó esta mañana a la emisora local 'Radio Mitre' que "esto no tiene nada que ver con la llegada de Castells, sino que se revocó una apelación que habían interpuesto los 'puesteros' (comerciantes) y el día de la fecha, haciendo uso de los poderes que tiene el Gobierno de la Ciudad, se procedió al desalojo de una veinte personas mayores de edad".

Por su parte, el ministro de la Producción de la Ciudad de Buenos Aires manifestó que "se ordenó la clausura (del Mercado) porque el edificio estaba en condiciones de seguridad imposibles". "Es un lugar muy interesante de la Ciudad. Queremos un buen Mercado de Pulgas", indicó.

"Los 'puesteros' van a poder regresar, pero legalmente. Nosotros queremos una venta ambulante que sea legal. El espacio público es de todos los porteños, no de 190 personas", manifestó Rodríguez.

En este sentido un feriante, molesto por el desalojo, dijo que "algunos 'puesteros' se fueron a otro lugar". "Los que estábamos adentro nos sacaron de manera violenta. Nosotros queremos una garantía de que vamos a volver, pero nadie nos la da. Por eso me siento muy mal", expresó.