Actualizado 09/11/2010 22:19:11 +00:00 CET

Argentina.- Un fiscal argentino pide derogar los privilegios procesales de los sacerdotes

BUENOS AIRES, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El fiscal argentino Félix Crous, titular de la Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los Derechos Humanos, ha pedido derogar los privilegios procesales que tiene la Iglesia Católica en Argentina, que dan un "tratamiento especial" a sacerdotes que están siendo procesados en causas relacionadas con crímenes de lesa humanidad.

Crous se refirió al caso del cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, quien este lunes ofreció testimonio ante el Tribunal Oral Federal 5 que se trasladó a la Curia Metropolitana, en el marco del juicio por los delitos de lesa humanidad cometidos en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA) durante la última dictadura militar (1976-1983).

"Son jerarquizaciones simbólicas anacrónicas para una república democrática", afirmó Crous en declaraciones citadas por la agencia oficial Télam, al considerar que "debería derogarse" el artículo 250 del Código Procesal Penal que concede ese "tratamiento especial" a los "altos dignatarios".

Bergoglio es acusado por la defensa de haber facilitado el secuestro en 1976 de los curas Francisco Jalics y Orlando Yorio, al haberles quitado la protección de la Iglesia, aunque el arzobispo de Buenos Aires ha asegurado que intercedió por ellos y les advirtió de que corrían peligro de "caer en la paranoia militar" por realizar su trabajo en una villa.

Yorio y Jalics permanecieron seis meses en la sede de la ESMA, donde fueron torturados antes de ser liberados. Bergoglio ha confesado que se reunió en dos ocasiones con el dictador Jorge Videla y el fallecido represor Emilio Massera.

Luis Zamora, abogado de las víctimas, criticó el interrogatorio afirmando que el cardenal se mostró "evasivo" y "no fue colaborador de la justicia".

Durante la dictadura militar, el ESMA se convirtió en un centro clandestino de detención por donde pasaron unos 5.000 opositores que fueron secuestrados, torturados y la mayoría de ellos asesinados en el marco del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional.