Argentina.- La Plaza de Mayo, escenario de una manifestación contra los proyectos empresariales contaminantes

Actualizado 15/12/2006 18:31:31 CET

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Plaza de Mayo de la capital argentina, Buenos Aires, fue el escenario esta semana de una manifestación a favor de los derechos ambientales de los ciudadanos del país, y de rechazo a los proyectos empresariales que contaminen, agredan y destruyan la vida de pueblos y comunidades enteras. En cada territorio la problemática es distinta, pero todas las organizaciones coincidieron en la importancia de converger en una "acción común".

Al menos diez organizaciones sociales y culturales se concentraron en la Plaza para reclamar por sus derechos ambientales, en un encuentro originalmente convocado por la Asamblea de Gualeguaychú pero que después acogió a miles de asambleístas que viajaron desde Entre Ríos, --la provincia argentina inmersa actualmente en la polémica de la instalación de dos plantas de producción de celulosa de papel--, agrupaciones de Catamarca, San Juan, Chubut y Buenos Aires, entre otras provincias.

El rechazo conjunto a la instalación de las dos papeleras se formalizó en un documento entregado en la Casa de Gobierno, donde se explicaba detalladamente toda la problemática ambiental detectada por las distintas organizaciones, según recoge la prensa local.

Omar Zamora, de la Asamblea Ciudadana Ambiental de Colón (Entre Ríos), señaló que se niegan a que les contaminen el río, e independientemente de la medida cautelar de detener las obras, que también han solicitado, pedirán la reubicación definitiva de los proyectos de las dos papeleras.

En la localidad de La Rioja, por ejemplo, y según explicó una portavoz de la Asamblea Ciudadana por la Vida de Chilecito, Gabriela Romano, los vecinos se han unido para luchar contra el sistema de explotación minera a cielo abierto con cianuro en el cerro Famatina y para evitar la instalación de la multinacional canadiense Barrick Gold, que ya ha iniciado las exploraciones en la zona.

Otro de los conflictos ambientales que se expuso en la concentración fue el de Catamarca, donde la empresa minera La Lumbrera "lleva años destruyendo los recursos básicos de varias comunidades".

Según explica el portavoz de la asociación de Vecinos Autoconvocados por la Vida de Andalgalá, Urbano Cardoso, "luchamos contra un monstruo que nos envenena todos los días". "Hace un año ordenaron tapar los canales donde se están secando plantas de 80 años de vida para que la población no viera que cada vez hay menos agua", señala. Lumbrera está extrayendo hoy 100 millones de litros de agua, "todos contaminados" y "somos los pueblos de Santa María, Belén y Andalgalá los que estamos en las peores condiciones". "En cualquier momento el pueblo explota", concluyó.