Actualizado 06/05/2008 18:22 CET

Argentina.- Productores agropecuarios se reúnen con el Gobierno con la esperanza de llegar a un final exitoso

BUENOS AIRES, 6 May. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El vicepresidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Ulises Forte, dijo hoy que confiaba llegar a un "final exitoso" en la nueva reunión que mantendrán con el Gobierno con el objetivo de lograr una "nueva política agropecuaria que contenga a los pequeños y medianos productores".

Los directivos de las cuatro principales entidades agropecuarios, entre las que se encuentra la FAA, se reunirán hoy con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y posiblemente el nuevo ministro de Economia, Carlos Fernández, para reanudar las negociaciones con el fin de evitar una nuevo paro de los productores del campo.

"El tema clave son las retenciones porque si bien no es el único fue el detonante del conflicto y por tanto necesitamos tener una respuesta al respecto", dijo Forte en declaraciones a Radio 10 Forte minutos antes de la reunión en la sede de Jefatura de Gabinete.

"Una señal clara sería volver al 11 de marzo y discutir así una política impositiva en serio", dijo el dirigente de FAA, que agrupa a pequeños y medianos productores agropecuarios. "Los que pagan cada vez pagamos más y los que no pagan cada vez ganan más", agregó.

El 11 de marzo el ex ministro de Economía Martín Lousteau anunciò un nuevo aumento en las llamadas retenciones, que es el impuesto que pagan las exportaciones de granos y que en el caso de la soja llegan al 44 por ciento.

El diputado oficialista Carlos Kunkel, muy cercano al ex presidente Néstor Kirchner, advirtió ayer que el aumento de las retenciones no se modificará, ya que constituye "la política central" del gobierno para el sector agropecuario.

"Los ruralistas tuvieron la oportunidad de votar por los partidos políticos que consideraban que había que suprimir las retenciones, así funciona la democracia de acuerdo al modelo occidental que nosotros tenemos", dijo Kunkel.

Los productores agropecuarios decidieron el fin de semana mantenerse en estado de "alerta y movlización", pero no volvieron a cortar las carreteras como hicieron durante el lock out de 21 días que provocó el desabastecimiento de alimentos en las principales ciudades.