Argentina.- Un restaurante de Mendoza firma un Acuerdo de Ética para guíar el trabajo de sus proveedores

Actualizado 18/08/2006 18:04:00 CET

La dirección del local desarrolla también cursos de cocina para desempleados y apoya proyectos contra la desnutrición infantil

BUENOS AIRES, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los propietarios del Restaurante 'La Marchigiana', uno de los más tradicionales de la ciudad argentina de Mendoza, invitaron esta semana a sus principales proveedores a firmar un compromiso mutuo de respeto hacia valores éticos compartidos, un acuerdo voluntario que, aseguraron a la prensa local, "agrega valor a las empresas mediante el compromiso de asegurar la transparencia de sus negocios, la prohibición del trabajo infantil y de la economía sumergida".

Este Acuerdo de Ética entre el restaurante y sus proveedores, entre los que se encuentran 32 bodegas de vinos, "demuestra la voluntad de las partes por desarrollar los principios éticos que comparten en sus relaciones comerciales", según recoge el diario 'La Nación'.

Algunos de los compromisos asumidos tras este acuerdo están relacionados con la lucha contra la corrupción y la transparencia, "en una apuesta concreta por lograr un país con menos corrupción", señalando ambas partes que deben "empezar por erradicarla del mundo de los negocios", para lo cual se comprometen a prohibir expresamente "la práctica de pagos o recibos irregulares que tengan como objetivo facilitar negocios e influenciar decisiones en beneficio personal y/o de la empresa".

En el ámbito laboral, las partes se reafirman en su creencia en la dignidad del trabajo, su voluntad de "respetar la legislación que prohíbe el trabajo no registrado, promover el entrenamiento, capacitación y desarrollo del personal y prohibir el trabajo infantil dentro de sus empresas".

En cuanto al desarrollo sostenible entienden que para que Mendoza tenga un futuro mejor "es necesario que todos sus habitantes tengan acceso a las oportunidades y no se ponga en riesgo el Medio Ambiente". El documento señala en este sentido que "un entorno empresarial socialmente responsable es una condición central para el desarrollo sostenible" y reconoce a las empresas como "creadoras de riqueza, de empleos y propulsoras del desarrollo económico".

Así, el restaurante dice comprometerse a involucrarse en el acceso a la educación de su personal y sus familias, fomentar el consumo responsable de alcohol, cumplir las normas medioambientales para no contaminar con los procesos industriales utilizados, y hacer un uso racional del agua, además de trabajar con proveedores que se adhieran a estos valores.

'LA MARCHIGIANA' Y LA RSE

Para Fernando Barbera, propietario de la cadena, "la RSE es una forma de gestión estratégica y una oportunidad de hacer negocios que tiene en cuenta todos los públicos con los cuales se relaciona la empresa". La compañía viene desarrollando desde hace tiempo diversas prácticas en el ámbito de la ciudadanía corporativa. Una de ellas es la Escuela de Emprendedores que desarrolla junto a la ONG Asociación Emprender Mendoza (ASEM), donde la firma cedió un terreno para que la iniciativa pudiera llevarse a cabo.

Así, en la finca 'Ángel Barbera' de Los Corralitos, una propiedad de 30 hectáreas, se lleva a cabo ya hace tres años este proyecto que permite que alrededor de quince familias desocupadas del barrio San Martín de Mendoza tengan una fuente de trabajo.

La labor de la Escuela de Emprendedores de ASEM se asienta en un modelo de economía alternativa, donde las necesidades se resuelven entre todos, a través de la integración de los microemprendedores. Por eso, este espacio productivo "rompe con los paradigmas impuestos, ya que los valores no pasan por las ganancias, sino por el trabajo solidario y colectivo; de allí que la primera regla sea la cooperación", explica Barbera.

En el terreno de la finca se cultivan diferentes productos como tomates, miel y otras elaboraciones naturales. Además de estas actividades, surgieron --a partir de este proceso-- otras iniciativas urbanos, como la venta de alimentos, dulces y prepizzas. Precisamente, parte de estos productos son comprados como insumo interno por el restaurante 'La Marchigiana' con lo que se asegura, posteriormente, la provisión de productos ecológicos.

Asimismo, en su compromiso por cuidar el Medio Ambiente, la compañía conciencia y capacita a sus empleados en la gestión del agua y los detergentes. En los últimos meses el propietario de la empresa decidió también involucrarse en la lucha contra la desnutrición infantil.

"Elegimos la defensa del derecho de alimentación de los niños porque nuestra empresa está en el sector de la alimentación", explica. "Entre otras cosas, colaboramos con CONIN en la construcción de centros de recuperación de niños desnutridos", comenta Barbera.

Además, tienen un programa de voluntariado que consiste en impartir cursos de cocina y de camareros para jóvenes desocupados, por parte del personal del restaurante en horario laboral, mientras que la empresa aporta la materia prima.