El 'arrastão', el asalto en masa que desata el pánico en las playas de Río de Janeiro

Actualizado 19/01/2015 13:20:35 CET
Playa de Río de Janeiro
Foto: REUTERS

   RÍO DE JANEIRO, 18 Ene. (Notimérica) -

   Río de Janeiro soporta estos días temperaturas por encima de los 45 grados, pero la gran mayoría de cariocas y turistas que opta por refrescarse en las playas tiene que afrontar otro contratiempo añadido, el 'arrastão'; los robos colectivos en la arena.

   La escena ya es habitual los fines de semana: con la playa abarrotada grupos de decenas de adolescentes 'peinan' la playa en estampida llevándose todo lo que encuentran a su paso; bolsos, relojes, dinero... La rapidez con la que actúan y la facilidad para escabullirse entre el mar de sombrillas hace que sea complicado atraparles, pues en muchos casos se trata de robos improvisados en el momento.

   "Se llegan a juntar 200 o 300 chavales y se crea mucha confusión. En realidad muchas veces no llega a ser un 'arrastão' como tal, pero la gente se asusta, empieza a moverse y se crean tumultos que dan esa sensación de inseguridad", comentaban esta semana a Notimérica una pareja de policías militares que patrulla habitualmente en la playa de Arpoador, una de las más populares de Río.

   Arpoador, con sus imponentes vistas sobre la playa de Ipanema y el morro de Dois Irmãos, es uno de los puntos más turísticos de la ciudad y uno de los preferidos por los jóvenes ladrones, como corrobora Don Zé, que a lo largo de muchos años trabajando en la barraca 'Da Nubia' en la playa, asegura haberlas visto de "todos los colores".

   Aunque siempre se han producido este tipo de robos este año la 'Operación verano' de seguridad se adelantó tres meses porque este tipo de robos empezó a producirse incluso antes de la llegada de la estación más calurosa del año.

   La Policía Militar cuenta con 790 efectivos que vigilan las playas; desde Flamengo hasta Recreio dos Bandeirantes, incluyendo las emblemáticas Copacabana e Ipanema, pero aún así cada domingo hay incidentes: tan sólo el pasado fin de semana hubo 15 detenidos, aunque la mayoría acaban siendo puestos en libertad al ser menores.

   La Policía Militar ha decretado un refuerzo de la zona, con otros 30 policías, y ha anunciado que a partir de ahora se vigilarán especialmente los autobuses que llegan desde la zona norte de la ciudad, de donde provienen muchos de los jóvenes de los 'arrastões'.

   "La verdad es que parece que por fin han cambiado de estrategia y se han dado cuenta de que no sirve de nada correr detrás de ellos. Ahora los cogen antes de que lleguen a la playa y sólo los sueltan cuando se hace de noche y la gente vuelve a sus casas", explica Don Zé, al tiempo que resta importancia a los sucesos, que no suelen acabar de forma violenta.

   La palabra 'arrastão' viene de la técnica artesanal de pesca por arrastre y el término empezó a aplicarse a los primeros robos multitudinarios empezaron a verse en los años 80 en la playa de Copacabana. Muchos bañistas ironizan con que el 'arrastão', igual que la bossa nova, el futvoley o el funk de las favelas, es un invento típicamente carioca y ya forma parte de la identidad de la ciudad.

    TE PUEDE INTERESAR... 

     La historia de una brasileña que sobrevivió al Tsunami de Tailandia gracias al buceo

     Indígenas brasileños consiguen una victoria histórica frente al Congreso