Actualizado 16/02/2007 22:38 CET

Bolivia.- El Gobierno destina más de 11 millones de euros para las ciudades afectadas por las lluvias

LA PAZ, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno boliviano anunció hoy destinar 15 millones de dólares (11,4 millones de euros) para atender a los municipios perjudicados por los desastres naturales ocasionados por el fenómeno climático de 'El Niño'. Hasta hoy se contaban más de 250.000 personas afectadas (52.000 familias) en los departamentos de Beni, Cochabamba, Santa Cruz, Chuquisaca, Tarija, el Pando y el sur de La Paz.

Los ministros activaron el plan extraordinario de emergencia para atender a las zonas que más han "sufrido" los estragos de las "pésimas" condiciones meteorológicas que ha vivido el país desde hace varias semanas. Hasta los momentos se cuentan más de 40.000 personas que han perdido sus casas y han tenido que dormir en las carreteras ante la falta de carpas y suministros.

Por su parte, el Ministerio de Planificación del Desarrollo anunció que destinará 2.367.000 dólares (1.8 millones de euros) para el plan de emergencia con el que se pretende adquirir alimentos, vacunas y demás insumos para atender la situación de crisis que se vive en el sur del país.

De acuerdo con el informe oficial elaborado por el gabinete ministerial, los desastres naturales han provocado la muerte a 35 personas, dañado unas 73.495 hectáreas de cultivos, afectado a 693 viviendas y obstruido 21 carreteras que comunican a Bolivia internamente y con los países vecinos, informó la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Por otro lado, se emitió una orden desde el Palacio Presidencial para que las Fuerzas Armadas se mantengan en 'alerta máxima' y estén prestos a movilizar a todos sus efectivos y sus unidades aéreas y terrestres para realizar los operativos de rescate y ayuda cuando sean necesarios.

FALTAN ALIMENTOS

En el departamento de Santa Cruz -considerado como el "más castigado" por este desastre natural- las autoridades locales han alertado que la escasez de alimentos para las 17.836 familias afectadas se ha tornado "crítica", pués según indicó la Prefectura (Gobernación) se requieren 900 toneladas de comida y hasta el momento cuentan en sus depósitos con 210 toneladas que sólo alcanzan para abastecer unos 15 días.

Según la Pastoral Social Cáritas -organismo social de la Iglesia Católica- hay unas 5.000 familias que no han recibido ningún tipo de ayuda. También las personas que trabajan como voluntarias han detectado que existen problemas de coordinación y logística entre la Prefectura y Defensa Civil para atender eficientemente a los afectados, informó el diario local 'El Deber'.

Por su parte, el Centro de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) indicó que entre enero y la primera quincena de febrero el Gobierno envió 492 toneladas de alimentos. El encargado del organismo, Alcides Vargas, dijo que los insumos se repartieron a través del Programa de Desarrollo Rural Integrado y Participativo en Áreas Deprimidas, del Programa Mundial de Alimentos, del despacho de Coordinación Social y Defensa Civil.

No obstante, Rodríguez reconoció que "a veces hay fallas de coordinación", pues algunos organismos oficiales no dan detalle de sus acciones realizadas en la zona ni de las medidas que proyectan tomar a futuro con respecto a esta situación.

PRONÓSTICO NEGATIVO

las lluvias continuarán hasta el domingo, según el pronóstico del tiempo que maneja el Gobierno boliviano, y se prevé que un frente frío se forme en los departamentos de Tarija, Santa Cruz y Beni y en Pando, aunque en éste último con menor intensidad y un frente de aire frío y seco en los departamentos de Oruro y Potosí, por lo que se teme heladas muy severas con los consiguientes perjuicios para la agricultura, informó ABI.

El director del Programa de Protección de Montero Contra las Inundaciones del Río Piraí (SEARPI), Noé Angus, indicó que la cantidad de agua que pronostican que caiga a consecuencia de las precipitaciones -entre 60 y 80 milímetros por día- no producirá nuevos desbordes de ríos. "Por ahora sólo podemos esperar que algo así no vuelva a suceder", declaró Angus a 'El Deber'.

No obstante, alertó que las lluvias podrían ocasionar riadas en Río Grande y perjudicar a Chuquisaca y Cochabamba. En Trinidad la capital del departamento de Beni se prevén desbordes del río Mamoré, ya que sus aguas han subido tres metros en las últimas horas.