Actualizado 31/03/2007 02:54 CET

Bolivia/Guatemala.- Un grupo de 158 refugiados de guerra de Guatemala regresan a su país tras vivir 24 años en Bolivia

LA PAZ, 31 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de 158 refugiados guatemaltecos que llevaban viviendo en Bolivia desde hace 24 años, cuando llegaron a ese país huyendo de la guerra civil en Guatemala regresará a su patria, en concreto a la ciudad de Livingston. En Bolivia permanecerán 14 familias que decidieron quedarse.

El gobierno de Guatemala envió un avión hasta la ciudad boliviana de Santa Cruz (a unos 480 kilómetros al sureste de La Paz) desde donde partirán de regreso los 158 refugiados guatemaltecos, según confirmó el arzobispado de esa ciudad boliviana, que cooperó con los refugiados para lograr su vuelta. La cónsul de ese país centroamericano en Nueva York, Rosa María Mérida, les acompañará en el emocionante viaje. Mérida fue la encargada de coordinar el operativo.

Entre las 158 personas que regresan a casa hay unos 60 niños, dijo por teléfono desde Santa Cruz, el representante de los refugiados, Beltrán Ramírez. "Seguramente nos estarán esperando autoridades, familiares y amigos. Es una alegría muy grande volver a casa después de tantos años", confesó Ramírez quien llegó a Bolivia con 25 años y soltero, quien regresará hoy a Guatemala con sus seis hijos nacidos en Santa Cruz.

Cuando las 28 familias lleguen a Guatemala este sábado se instalarán en la finca El Rosario, en la localidad caribeña de Livingston, en la provincia de Izabal. Allí el Gobierno les ha 30 construido viviendas, una escuela, un centro de salud y un centro comunal. El alcalde de Livingston, Miguel Rax, afirmó que les facilitarán los documentos de identificación pertinentes de manera gratuita. El edil afirmó que los vecinos de la localidad les darán una calurosa bienvenida.

Según informa la prensa guatemalteca, la finca en la que se instalarán acogerá una ceremonia maya para bendecir la tierra y las viviendas. Mientras logren adaptarse a la nueva situación estarán acompañados por miembros del Programa Nacional de Resarcimiento, del ministerio de Agricultura y de la Comisión Presidencial de Derechos Humanos.

Los que ahora vuelven dejaron atrás su país en 1981, cuando huyeron a Honduras en plena guerra civil, la cual sesgó la vida de 200.000 personas entre muertos y desaparecidos y dejó 45.000 refugiados.

Fue en 1983 cuando se asentaron en Bolivia, por las gestiones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), a unos 140 kilómetros de Santa Cruz.

La mayoría se ganaban la vida como campesinos, cultivando arroz, pero el precio de este producto cayó estrepitosamente cuando en 1992 se produjeron fuertes inundaciones en Bolivia. Después de eso, muchos comenzaron a ejercer como jornaleros para distintos hacendados de ese país.

La operación de regreso a casa se inició en 2006 cuando el Gobierno de Guatemala envió a La Paz una delegación a la toma de posesión de Evo Morales como presidente. Además de ambos gobiernos, el Ejecutivo alemán también ayudó a establecer el mecanismo.