Actualizado 14/05/2010 00:32 CET

BP retrasa la instalación de una nueva campana para contener el vertido

BP Instala Una Campana En La Zona Del Vertido
REUTERS

HOUSTON, 13 May. (Reuters/EP) -

La petrolera británica BP dijo este jueves que no instalará la nueva campana para contener el vertido de petróleo hasta la próxima semana. La petrolera británica había dicho que el mecanismo submarino para bombear el petróleo desde la fuga hasta una embarcación en la superficie podría estar instalado a última hora del jueves.

Según un portavoz de BP, la campana estará instalada "en un par de días". Aunque previamente otro portavoz dijo que no empezaría a funcionar hasta finales de la semana que viene.

"Probablemente hacia el final de la semana que viene es cuando empezaremos a moverla y ponerla sobre la fuga", dijo el portavoz de BP, Jon Pack. "Así que ahora no está pasando nada particularmente destacable", añadió.

BP, propietario del pozo frente a las costas de Luisiana, ya hizo un intento por contener el vertido de cerca de 5.000 barriles de crudo (795.000 litros) al día con una estructura metálica campaniforme.

La semana pasada BP intentó realizar esta operación con una campana de mayores dimensiones, pero en aquella ocasión la campana no pudo cumplir su propósito debido a que se formaron bajo ella cristales de metano, una sustancia viscosa y extremadamente inflamable.

Por otro lado, Transocean, la empresa propietaria de la plataforma perforadora que explotó el pasado 20 de abril, provocando el vertido de petróleo en el golfo de México y la muerte de 11 trabajadores, quiere limitar su responsabilidad en el accidente a unos 27 millones de dólares, según documentos judiciales.

El objetivo de Transocean es poner un límite al pago de los daños que podrían derivarse de más de cien denuncias que se han presentado ya contra la empresa con sede en Suiza.

Transocean sostuvo que su responsabilidad bajo la ley federal debe limitarse al valor de su interés en la plataforma y su carga, incluidas las cuentas pendientes a 28 de abril, o 26.764.083 dólares, según el documento presentado en un tribunal del distrito estadounidense de Houston.